BOLSA

Siemens Gamesa se pone la venda

El ines­pe­rado re­traso de pro­yectos en el Norte de Europa, que le han ge­ne­rado costes ex­cep­cio­na­les, ha obli­gado a Siemens Gamesa a re­ducir sus pro­yec­ciones de be­ne­fi­cios para el con­junto de 2020, pro­vo­cando un fuerte des­plome de su co­ti­za­ción.

De momento, al cierre de su primer trimestre fiscal ha contabilizado unas pérdidas de 174 millones de euros frente a un beneficio de 18 millones de euros en igual período del ejercicio anterior.

Sus resultados entre octubre y diciembre se han visto impactados por unos costes de unos 150 millones de euros en el desarrollo de una cartera de proyectos de eólica terrestre de 1,1 gigavatios en el Norte de Europa, dejando las cuentas por debajo de las expectativas del mercado. Al menos, no prevé impactos adicionales en la ejecución de esa cartera en los próximos trimestres.

Una vez recortadas sus estimaciones, el fabricante de aerogeneradores prevé ahora alcanzar un margen de beneficio operativo neto o Ebit de entre el 4,5% y el 6% para el conjunto de 2020 por debajo de su guía previa que lo situaba en una horquilla del 5,5% y del 7% de crecimiento.

Aunque la nueva guía supone un año de transición en términos de rentabilidad, mantiene las expectativas de crecimiento en ingresos, con concentración de actividad al final de ejercicio con unas expectativas de ventas sostenidas en torno a los 10.500 millones de euros.

Al cierre del primer trimestre cerrado a 31 de diciembre, la cartera de pedidos del grupo se ha situado sobre los 28.000 millones, un 22% por encima del anunciado un año antes con una posición de caja neta de 175 millones, diez millones más que un año antes.

Pese a las justificaciones, el mercado ha castigado severamente la cotización de Siemens Gamesa que se ha pasado a adentrarse en terreno negativo en el acumulado del año e interrumpiendo en seco el rebote puesto en marcha el pasado verano. La pérdida de importantes soportes sitúa al valor ahora en riesgo de perder el nivel de soporte que encuentra sobre los 14 euros. De ceder esa cota, se abriría un nuevo hueco bajista hacia los 12 euros, lo que supondría una excelente oportunidad para entrar en un valor sólido a largo plazo.

Artículos relacionados