Sin el efecto de la fi­lial bri­tá­nica, el be­ne­ficio sería de 813 mi­llones con una me­jora del 43%

Sabadell supera los problemas de TBS y cierra 2019 con un beneficio de 768 millones

Oliu en­fa­tiza de que no hay nin­guna fu­sión plan­teada "en estos mo­men­tos"

Presentación resultados Sabadell 2019.
Oliu y Guardiola, Sabadell resultados 2019.

Banco Sabadell ha con­fir­mado al cierre de 2019 la re­cu­pe­ra­ción ya mos­trada a lo largo del pa­sado ejer­cicio tras haber en­ca­jado en 2018 todos los costes por la mi­gra­ción tec­no­ló­gica de TSB y ha ob­te­nido un be­ne­ficio de 768 mi­llones de euros que más que du­plica los 328 mi­llones con­sig­nados un año an­tes. Sin TSB, el be­ne­ficio se ele­varía hasta los 813 mi­llones con una me­jora del 43,1. La fi­lial bri­tá­nica ha re­du­cido sus pér­didas hasta un be­ne­ficio ne­ga­tivo de 40 mi­llones de li­bras (45 mi­llones de eu­ros). Tanto como grupo como sin TSB, los már­genes se con­traen.

En la rueda de prensa celebrada este viernes en Madrid, Josep Oilu ha enfatizado que el Sabadell no tiene planteada "en estos momentos" ninguna fusión y ha minimizado el efecto que el Gobierno de coalición pueda tener en este tipo de operaciones de entidades privadas.

Sobre un aumento de la fiscalidad, tanto Oliu como el consejero delegado, Jaime Guardiola han señalado que cualquier aumento de la presión sería contraproducente para la economía, aunque han matizado que "habrá que ver" si este hecho se produce y en que medida y sectores. Ambos han declarado que el efecto negativo en el mercado de las cuentas de 2019 habrá que juzgarlo a lo largo del día (el Sabadell abrió la jornada con un descenso inicial del 10% en su cotización) y en los días posteriores.

El Sabadell ha adelantado los resultados conseguidos durante 2019 con una comunicación a la Comisión Nacional el Mercado de Valores (CNMV) y con la conferencia para analistas por parte del consejero delegado, Jaime Guardiola, y el director financiero, Tomás Varela. El presidente José Oliu se reserva para la presentación a los medios este viernes.

Los 768 millones contabilizados al cierre del ejercicio, pese a todo, son inferiores a los 783 millones que había alcanzado el banco en el tercer trimestre, ya que el Sabadell se ha anotado una provisión extra de 103 milllones por la venta de los activos tóxicos a Cerberus.

Además, como todos los bancos españoles, en el cuarto trimestre de 2019 el banco presidido por José Oliu ha tenido que afrontar el pago al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) que también ha mermado el beneficio que había acumulado hasta el cierre del tercer trimestre.

Pese al incremento del beneficio en 2019, tras pasar página a todos los problemas tecnológicos de TSB, los principales márgenes de la cuenta de resultados tienen un peor comportamiento en la comparativa interanual, tanto como grupo como se excluye a la filial británica, que ha reducido de manera signiticativa sus números rojos.

Desde el Sabadell, no obstante, se destaca que los ingresos del negocio bancario han mejorado un 1% en ambos casos, hasta los 5.61 millones de euros, por el repunte del 7,7% de las comisiones netas.

La ratio de capital CET1 fully loaded se ha mejorado en 34 puntos básicos en el último trimestre y alcanza el 11,7% (pro forma, sería del 12,1% con la venta de Sabadell AM que se ceró durante el mes de enero de 2020). De esta manera, el Sabadell cumple con el objetivo de cerrar 2019 con una solvencia mínima del 11,6%. La eficiencia del grupo ha cerrado en el 55,6%, gracias a la reducción de los costes totales. La ratio de morosidad se ha reducido hasta el 3,8% tras la venta de 8.2000 millones en activos problemáticos a Cerberus.

Artículos relacionados