El be­ne­ficio en 2019 ya se eleva un 12,9% pero la ren­ta­bi­lidad es sólo del 4,4%

El nuevo plan estratégico de Unicaja prevé crecimientos anuales del 10% del beneficio

La en­tidad niega con­tactos para una fu­sión pero señala que está abierta a su­ge­ren­cias

Sin título
Pablo González y Ángel Rodríguez de Gracia, Unicaja.

Unicaja apro­vecha la pu­bli­ca­ción de sus re­sul­tados de 2019, con un be­ne­ficio de 172 mi­llones de euros (un 12,9%), para la pre­sen­ta­ción de su nuevo plan es­tra­té­gico 2020-2022 con unos ob­je­tivos cuan­ti­ta­tivos más rea­listas que am­bi­cio­sos. El banco pre­si­dido por Manuel Azuaga prevé un cre­ci­miento anual del 10% del be­ne­ficio du­rante los tres años y su­perar el 6% de ren­ta­bi­lidad ya que al cierre del úl­timo ejer­cicio el ROE era tan sólo del 4,4%. Algunos otros ob­je­ti­vos, como el de ca­pi­tal, ya se su­pe­raron en 2019.

Unicaja ha publicado sus resultados de 2019 el mismo día que lo ha hecho Liberbank, entidad con la que hace un año aún negociaba una fusión que se vería frustrada poco después. El grupo con sede en Málaga ha obtenido un beneficio de 172 millones de euros, un 12,9% más, mientras que el banco gestionado por Manuel Menéndez y presidido por Pedro Rivero ha cerrado 2019 con un beneficio de 111 millones de euros, tan sólo un 0,6% más.

Para marcar distancias y casi como una defensa de su independencia, Unicaja también avanza las líneas generales de su nuevo plan estratégico hasta 2022, con unos objetivos cuantitativos no demasiado ambiciosos tanto en rentabilidad como en capital y calidad de balance.

Según ha avanzado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el nuevo plan estratégico prevé un incremento del beneficio neto en torno al 10% durante los tres años, una mejora de la eficiencia por debajo del 60% y que el ROE supere el 6% en 2022. Esta ratio de rentabilidad es tan sólo del 4,4% al cierre del pasado ejercicio, casi a la mitad de lo que los mercados estiman como coste de capital.

Unicaja también estima para el final de dicho plan un CET1 fully loaded superior al 13%, un objetivo muy poco ambicioso ya que en 2019 ya había alcanzado en esta ratio de solvencia el 14%. Respecto a la retribución al accionista, el banco prevé un pay-out superior al 50%. Tras los resultados del último ejercicio, se someterá a la junta de accionistas un dividendo de 77 millones, un 45% del beneficio, el mayor en la historia del banco desde que cotiza en el Mercado Continuo.

Mayor esfuerzo es el que se pondrá en la reducción de la morosidad, que al cierre de 2019 se situaba en el 4,8%. El nuevo plan estratégico pretende que esta ratio sea inferior al 2,5% en 2022.

El consejero delegado de Unicaja, Ángel Rodríguez de Gracia, y el director financiero de la entidad malagueña, Pablo González, presentan sus resultados y el nuevo plan estratégico este mediodía en Madrid, un encuentro en el que se espera alguna pista sobre posibles fusiones como la ya negociada con Liberbank.

Sin contactos

El director financiero de Unicaja, Pablo González, ha despejado la duda de si Unicaja abordaría una fusión como ya hiciera en el pasado con Liberbank. Pablo González ha afirmado que "no hay ningún contacto a día de hoy y no nos vemos presionados" a una operación corporativa.

No obstante, González ha reconocido que "aprovecharemos cualquier oportunidad" que pueda surgir, siempre que generen valor para los accionistas. Eso sí, ha descartado que el Banco de España presione al segmento de la banca mediana para que se acometan fusiones ante la baja rentabilidad y los tipos de interés negativos.

Respecto al nuevo plan estratégico, el consejero delegado de Unicaja, Ángel Rodríguez de Gracia, ha argumentado que "es un plan prudente con los pies en la tierra". El número dos de la entidad tan sólo ha reconocido poco ambicioso el objetivo de crecer un 2% en la concesión de créditos y ha precisado que el resto de los objetivos fijados sí son ambiciosos ante el cuadro macroeconómico que se perfila hasta 2022.

Rodríguez de Gracia ha reconocido que su rentabilidad es igual de baja que otras entidades con menor capital y se ha mostrado cómodo con el objetivo de que el ROE crezca en los próximos tres años por encima del 5% y cierre al final del plan más allá del 6%.

Artículos relacionados