El mer­cado re­cibe fa­vo­ra­ble­mente los re­sul­tados y la ac­ción sube un 4,41%

Ana Botín precisa que Luis Isasi entrará en el consejo pero no como vicepresidente

Muestra su con­fianza en España y se com­pro­mete a co­la­borar con el nuevo Gobierno

Ana Botín, Santander.
Ana Botín, Santander.

La pre­si­denta del Santander, Ana Botín, ha afir­mado que los cam­bios pre­vistos en el con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción son para ade­cuarse a las ac­tuales cir­cuns­tan­cias y que la en­trada de Luis Isasi es en ca­lidad de con­se­jero pero no como vi­ce­pre­si­dente, a di­fe­rencia de Guillermo de la Dehesa que es la que sus­ti­tuye. Sobre el nuevo Gobierno, Botín se ha mos­trado dis­puesta a co­la­borar para que la eco­nomía es­pañola se man­tenga fuerte y sobre el Brexit ha pre­ci­sado que el banco está muy pre­pa­rado tras los ajustes he­chos en 2019.

"El señor Isasi entrará en el consejo, pero no como vicepresidente", ha puntualizado la presidenta del Santander en la presentación de los resultados del banco del año 2019, que han satisfecho a los analistas (ver información adicional a pie de página).

De hecho, la acción del Santander ha concluido la jornada bursátil de este miércoles como el valor que mayor revalorización ha experimentado del Ibex 35, al dispararse un 4,41% tras presentar unos resultados correspondientes al ejercicio 2019 por encima de las expectativas del mercado.

El banco obtuvo un beneficio atribuido de 6.515 millones de euros en 2019, un 17% menos que en 2018, tras registrar un saldo neto de plusvalías y saneamientos de 1.737 millones de euros. Este impacto ya había sido descontado por los inversores, debido a que advirtió el pasado mes de septiembre de una revisión del fondo de comercio de su filial británica por el difícil entorno regulatorio y el Brexit, informa EP.

En la rueda de prensa posterior, Ana Botín se ha mostrado tranquila con la formación del Gobierno de coalición pero ha advertido que cualquier reforma, como la laboral, deberá acometerse con consenso y diálogo entre todas las partes implicadas.

Impuestos elevados

En cuanto al impuesto a la banca, Botín ha recordado que el Santander ya pagó 7.000 millones de euros en 2018, con una impositiva del 35%, de "las más altas entre los bancos europeos".

La presidenta del Santander considera que 2019 ha sido un año muy bueno, a pesar del impacto que ha tenido en el beneficio algunos ajustes como los llevados a cabo en su filial del Reino Unido. Respecto al Brexit, ha asegurado que el banco está preparado para afrontarlo y poder dar servicio a sus clientes.

Ana Botín ha asegurado que son prudentes con la política de dividendos y descartan cualquier ompra o fusión, tanto en España como en Europa por que la normativa invita poco a esas operaciones.

Un grupo

La presidenta del Santander ha incidido en cómo se actúa con la nueva organización "como un sólo grupo" (One Santander) y no como una franquicia con una suma de bancos en diversos países de todo el mundo. El área de Europa ha cerrado 2019 con un RoTE ordinario del 10%, aún por debajo del objetivo a medio plazo de una rentabilidad entre el 12% y el 14%. Mientras la eficiencia se ha situado en el 53%, lejos del objetivo del 47-49%.

Norteamérica, por su parte, ha cerrado el pasado ejercicio con una rentabilidad del 13%, muy cerca del objetivo a medio plazo del 14-16%, mientras que la eficiencia (43%) ya se acerca a las metas fijadas.

Mejor perfil muestra Sudamérica, con un RoTE del 21%, justo en medio de los objetivos, y una eficiencia del 26%, muy cerca del 35% fijado a medio plazo para esta área.

Ana Botín también ha dedicado buena parte de su intervención durante la presentación de los resultados anuales al cambio digital que se ha acometido en todo el grupo, aunque el canal de las oficinas físicas también es clave en su relación con los clientes, aunque sobre todo para operaciones de mayor valor añadido

Artículos relacionados