La es­tra­tegia del grupo se­duce a las firmas más exi­gentes y dis­para su po­ten­cial

Sacyr consolida posiciones en Bolsa con los analistas a favor

Los grandes fondos aplauden el giro es­tra­té­gico y se po­si­cionan a largo plazo

Manuel Manrique, pte, de Sacyr.
Manuel Manrique, pte, de Sacyr.

Sacyr sor­prende a pro­pios y ex­traños con un co­mienzo de ejer­cicio bur­sátil de altos vue­los. No es tanto por el im­porte de la subida, de al­re­dedor del 5% en enero, sino por lo que re­pre­senta para un valor que el año pa­sado subió un 50%. Por lo tanto, está en pleno pro­ceso de con­so­li­da­ción de un gran avance que es­ce­ni­fica su nuevo es­tatus en el mer­cado de va­lo­res, donde ha re­cu­pe­rado el favor de los in­ver­sores y de las firmas de aná­li­sis.

La compañía tocó fondo en bolsa en el arranque de 2015, cuando culminó 10 meses consecutivos de caídas y se desplomó hasta los 1,34 euros. Por entonces el mercado castigaba con dureza inusitada a la compañía por su elevado endeudamiento y los inversores bajistas se enseñoreaban en el capital superando por primera vez el nivel del 6%. Pero cuatro años después la situación ha cambiado radicalmente y se puede afirmar que Sacyr tiene una nueva vida en bolsa.

Desde mínimos de los últimos cinco años, la acción ha subido un 100% apudada por el giro estratégico de la compañía. Los fondos han entrado con alegría en el capital y los 'hedge fund' han bajado el pistón el el grupo de construcción y de servicios. Ahora sólo hay dos con participaciones significativas superiores al 0,5%, que suman poco más del 1,5% del capital. Todo un respiro para la compañía, que ha recuperado la estabilidad en el parqué lejos de las enormes volatilidades de otros años.

Los analistas también está reconociendo la nueva realidad de Sacyr. Mirabaud Securities y Alantra han sido los últimos en subir la recomendación de la compañía a la categoría de compra, consejo en el que coinciden la decena de firmas que siguen el valor. Se trata de un pleno histórico que gana valor si se tiene en cuenta que, con los nuevos precios objetivos, las firmas de bolsa están otorgando a Sacyr un potencial alcista adicional cercano al 30%.

Dinamitar los tres euros

Por lo tanto, la compañía podría dinamitar el nivel de los 3 euros y saltar hasta los 3,40 euros. Es decir, hacer un viaje atrás en el tiempo hasta el verano de 2015, cuando Sacyr estaba en el primer tramo de la gran caída desde los máximos de 4,20 euros de la primavera anterior. La conclusión es que los expertos creen que el rally de Sacyr está muy lejos de su final porque el potencial de mejora de las grandes cifras del grupo es también muy alto.

"Estamos ante un ejemplo de empresa con disciplina financiera. Han entendido muy bien que la deuda era el principal escollo para levantar el vuelo en los mercados y se han puesto manos a la obra. Ahora todo gira sobre el desarrollo del negocio de concesiones y la inernacionalización del grupo. Es una estrategia clara y sostenida en el tiempo que el mercado está reconociendo con mucha generosidad", señalan en una de las principales casas de bolsa españolas.

Esta hoja de ruta basasa en la progresiva entrada en explotación de los activos concesionales ahora en fase de construcción y una cartera de proyectos de los que el 70% están fuera de España, unida a la recuperación del dividendo a partir de 2018, han provocado que Sacyr vuelva a llamar con fuerzas a las puertas del Ibex 35, una posibilidad que muchos bolsistas están descontado ya. El círculo lo cierran las nuevas adjudicaciones (la última en Texas) y los 170 millones que el grupo prevé ingresar por el arbitraje de Panamá.

Artículos relacionados