Monitor de Consumo Bancario

Los ci­ber­de­lin­cuentes las uti­lizan para efec­tuar com­pras 'online' sin el menor re­cato

Ojo a las estafas mediante tarjetas caducadas

Los 'plásticos' re­gis­trados en pla­ta­formas de co­mercio como Amazon son un foco de riesgo

Amazon
Amazon

¿Cree que porque haya ex­pi­rado el plazo de la tar­jeta que re­gistró en aquella tienda on­line no corre pe­ligro de que le hagan un agu­jero en la cuenta de banco? Piénselo otra vez. Los ci­ber­de­lin­cuen­tes, siempre al úl­timo grito, ya son ca­paces de sa­carle el jugo a los 'plásticos' ca­du­cados para le­van­tarles la ca­misa a los con­su­mi­do­res. Y los bancos apenas lo ad­vierten y menos sus se­gu­ros.

Los amigos de lo ajeno, que en la Red de redes son legión, han desarrollado una técnica para realizar compras usando los números de tarjetas bancarias, aunque éstas ya hayan sobrepasado su fecha de vigencia. El método de la estafa es sencillo: se usa la cifra para comprar a través de plataformas online como Amazon y se envían los productos adquiridos a la dirección del titular, sin que éste se percate del timo.

Las tarjetas expuestas en Internet siempre están comprometidas El mediático experto estadounidense en consumo Clark Howard ha sido quien ha puesto el foco en este nuevo peligro para los usuarios, a través del portal especializado 'Life Hacker'.

Howard, autor de varios libros sobre consumo y presentador de un popular programa de radio sobre la materia, advierte que si un sitio web de comercio tiene un acuerdo con una empresa emisora de tarjetas y acepta correr el riesgo, puede dar su visto bueno a operaciones con tarjetas, "aunque técnicamente no se consideren válidas".

Los estafadores rastrean Internet en busca de una tarjeta caducada que haya recibido la luz verde por parte del comerciante y, a continuación, encargan un producto con cargo a dicha tarjeta. Posteriormente hacen un seguimiento del pedido y, cuando la compra llega al domicilio del titular, el delincuente lo recepciona haciéndose pasar por éste.

Howard no es remiso en señalar con el dedo al mayor gigante del sector: los ciberdelincuentes "generalmente saben qué compañías están dispuestas a asumir el riesgo, como Amazon, y cuáles no", afirma. El experto agrega que "el sistema está establecido sabiendo que puede haber algún fraude", ya que los beneficios de un comercio online son muy altos en comparación con la tasa de fraude.

Para minimizar al máximo el peligro de ser víctima de uno de estos timos, los especialistas aconsejan utilizar siempre la misma tarjeta para efectuar las compras online, ya que de este modo el rastreo y la detección de cualquier operación fraudulenta son más sencillos.

También es recomendable recurrir a una aplicación que genere números de tarjeta de crédito de un solo uso, de forma que una vez realizada la compra el código sea inservible. En el caso de los usuarios que compren asiduamente a través de Internet, la instalación de una cámara en la puerta de la vivienda es una medida de seguridad efectiva.

Artículos relacionados