LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa pierde dinamismo

Arranca el año y ya ha apa­re­cido el primer Cisne Negro en los mer­cados fi­nan­cieros en forma de un pe­li­groso virus en China. El temor a una pan­demia mun­dial y sus im­pli­ca­ciones en la eco­no­mía, con va­rias em­presas es­pañolas con in­tereses en la zona cero, ha for­zado a los in­ver­sores a ac­tivar todas sus me­didas de pru­den­cia.

En este escenario, el Ibex 35 ha saldado su última semana con un recorte del 1,2% en el acumulad, aunque se trata de un mal menor pues no se aleja en exceso la cota de los 9.600 puntos que se está convirtiendo en una importante referencia, aspecto muy positivo para las expectativas del mercado en el corto plazo.

A este goteo vendedor ha contribuido también el pesimismo del FMI respecto al ritmo de crecimiento en Europa. Mientras, el BCE de Christine Lagarde, pese a reiterar de momento su política monetaria de dinero gratis, ha mostrado su intención de revisar su estrategia.

Un cambio de actitud que pone en alerta a los operadores. Los estímulos de los bancos centrales han hecho ganar mucho dinero a las compañías, salvo a las del sector financiero, y su retirada, en función de la velocidad en que se haga, puede acabar afectando a los resultados. Esta es una de las cuestiones que más preocupan en estos momentos a los analistas en EEUU respecto a las empresas norteamericanas en esta nueva temporada de presentación de cuentas. Circunstancia que puede comprometer la racha de récords de Wall Sreet, con el consiguiente temor a un fuerte proceso de ajuste que arrastre al resto de mercados.

Una vez resuelto, en principio, su guerra arancelaria con China, Trump busca ahora forzar a Europa a pasar también por el aro. El objetivo del actual presidente norteamericano es mantener viva la llama para sacar pecho durante la campaña. Además, una vez cerrada la primera fase con el gigante asiático, los expertos recuerdan que aún quedan muchos flecos por resolver con cerca de 250.000 millones de bienes todavía con aranceles, dejando abierta la puerta a grandes incertidumbres.

Por último, esta semana se firma por fin el acuerdo de divorcio del Reino Unido y la Unión Europea. Una vez completado los trámites en el Parlamento de Londres ya solo queda la votación del acuerdo por parte de la Unión Europea el miércoles. Un mero formalismo.

Todas estas cuestiones han llevado a muchos analistas a rebajar su exposición a EEUU y Europa para sobreponderar a los mercados emergentes, con los que se muestran más positivos de cara a los próximos meses.

Calendario semanal de bolsa

Las respectivas reuniones de la Reserva Federal y del Banco de Inglaterra marcarán el ritmo de los mercados financieros internacionales los próximos días. A ello hay que añadir importantes datos de confianza, producción, empleo y crecimiento que auguran una última semana de mes muy intensa. Las bolsas chinas, además, permanecerán cerradas casi toda la semana por la celebración del Festival de Primavera. Hong Kong, por su parte, cerrará lunes y martes.

Este lunes, de momento, los inversores se enfrentan al índice de clima empresarial del instituto económico alemán IFO y la venta de viviendas nuevas en EEUU.

Para la sesión del martes se esperan la tasa de paro en España, aunque la atención se centrará en los datos que llegarán desde el otro lado del Atlántico entre los que destacan los pedidos de bienes duraderos, los precios inmobiliarios y, sobre todo, la confianza de los consumidores.

El miércoles se dará a conocer las ventas minoristas de España, el índice de confianza consumidora del instituto económico alemán GFK y el agregado monetario M3 de la Zona Euro, indicador muy seguido por el BCE para analizar las presiones inflacionistas y fijar su política monetaria.

En EEUU se publicarán la preventa de viviendas y las ventas al por menor, aunque todas las miradas estarán puestas en la conferencia del comité abierto de la Reserva Federal, cuya decisión tras dos días de reunión se conocerá con los mercados europeos cerrados.

La agenda financiera internacional del jueves vendrá marcada por los datos de empleo en Alemania y la Zona Euro. Desde Bruselas llegarán además los indicadores de sentimiento económico, clima empresarial y confianza consumidora. En el Reino Unido se reúne el Banco Central de Inglaterra para analizar la situación económica en puertas del Brexit. En EEUU se publicará el PIB correspondiente al cuarto trimestre con unas previsiones de crecimiento del 2,1%.

Especialmente intensa será la sesión del viernes con datos de producción industrial y empleo en Japón, el índice de actividad PMI en China, las ventas minoristas en Alemania, el PIB y la inflación en España y la Zona Euro, así como el deflactor de precios, el Chicago PMI y la la confianza consumidora de la Universidad de Michigan en EEUU.

Una semana sobrecargada además con los resultados de los principales bancos españoles. Bankia publicará sus cuentas el martes, Santander lo hará el miércoles y el viernes le tocará el turno a Caixabank, Banco Sabadell y BBVA.

Se antoja así, un fin de mes clave para la banca española y, en consecuencia, para el Ibex 35. Según el consenso de mercado, los beneficios totales de todas las entidades podrían moverse entre los 16.200 y los 16.375 millones de euros, cuyo cumplimiento marcará el devenir de la bolsa.

Artículos relacionados