Pese a la ad­mi­sión del de­te­rioro con­table man­tendrá la pre­vi­sión de re­sul­tados y el di­vi­dendo

Alerta en ACS: acumula una caída del 20% en Bolsa lastrada por su filial australiana

La cons­truc­tora prevé pro­vi­sionar las mi­nus­va­lías de Cimic me­diante sus in­gresos ex­tra­or­di­na­rios

Fernández Verdes, ACS
Fernández Verdes, ACS

Cuando marcó má­ximos sobre los 39 euros por ac­ción hace menos de un año, era im­pen­sable que ACS pu­diera perder la re­fe­rencia de los 36 euros y menos su­frir un drás­tico cambio de ten­dencia que pu­siera en pe­ligro su prin­cipal so­porte de 32 euros por ac­ción. Este jueves lo su­peró al ce­rrar a 31,9 eu­ros, otro 5,4% adi­cio­nal, sin re­cu­pe­rarse este vier­nes. Desde sus má­ximos en 2019 acu­mula una caída del 20%. Un pro­gre­sivo de­te­rioro de su co­ti­za­ción que ha cul­mi­nado con el fuerte im­pacto en sus cuentas de la re­vi­sión es­tra­té­gica rea­li­zada por su fi­lial aus­tra­liana Cimic.

La sociedad australiana ha suspendido el apoyo financiero a su participada en Oriente Próximo BIC Contracting y ha provisionado la totalidad de los riesgos contraídos con la empresa. Esta medida tendrá un impacto en las cuentas de la constructora española de 400 millones de euros.

ACS contrarrestará el duro golpe por la provisión de Cimic gracias a la mejora en los resultados operativos y por las plusvalías obtenidas en 2019. La buena marcha de su negocio -sus cifras de ventas y Ebitda no se verán afectadas- y los extraordinarios le permitirán cerrar el ejercicio con un beneficio neto superior a los 950 millones, en línea con lo previsto.

De este modo, la sociedad ha reiterado la retribución al accionista del 65% del beneficio neto y al tiempo ha anunciado unas buenas proyecciones para 2020. Unas optimistas perspectivas apoyadas en noticias como el acuerdo alcanzado con Galp Energía para la venta de su participación en los proyectos de energía fotovoltaica en España.

Tanto aquellos en funcionamiento como los que se pongan en marcha de aquí a 2023 con una potencia total instalada de cerca de 3.000 MW. El valor total de empresa que se espera alcanzar es del entorno de 2.200 millones de euros, generándose unos beneficios netos totales de unos 330 millones de euros.

El mercado, sin embargo, quiere hechos y no buenas razones. Por este motivo, se ha producido una brusca salida de inversores que ha derribado su cotización hasta las inmediaciones de los 32 euros por acción. De perder esta cota podría continuar en caída libre hasta los 30 euros. Los expertos, sin embargo, consideran que el castigo sufrido es más que suficiente teniendo en cuenta la calidad del valor, por lo que observan más probable un rebote hacia los 36 euros a corto y medio plazo.

Artículos relacionados