Los ana­listas creen que los ges­tores del sector op­tarán por un perfil muy con­ser­vador en 2020

El mercado descarta sorpresas positivas en la banca en la temporada de resultados

Bankinter abre ronda entre las dudas del mer­cado, que se pone en modo muy de­fen­sivo

José Sevilla, CEO Bankia, resultados 3t 2019Sin título
José Sevilla, CEO Bankia.

"Hacía mucho tiempo que no veía un en­ce­fa­lo­grama tan plano antes del co­mienzo de una tem­po­rada de re­sul­tados de la banca. Da la im­pre­sión de que todo el pes­cado está ven­dido antes de em­pe­zar". La frase de un pres­ti­gioso ana­lista del sector re­sume el clima de de­pre­sión que rodea al sector fi­nan­ciero en bolsa antes de que co­mience una tem­po­rada de re­sul­tados muy pre­vi­si­ble. Hay con­senso: nadie es­pera sor­presas po­si­tivas de ca­lado. Salvo de algún banco que tendrá que en­gu­llir sus pér­didas en Estados Unidos, el BBVA.

Bankinter da el pistoletazo de salida en un ambiente bursátil muy triste y hostil. Será un plato fuerte para empezar, porque hay una enorme expectación por conocer las causas de la segregación de Línea Directa Aseguradora. El banco pierde el generador de un 30% del beneficio con una operación que el mercado no acaba de interpretar y que se está trasladando con crudeza al parqué. La acción de la entidad ya cede cerca de un 5% en enero, por encima de la caída media del 5% del sector.

Como cada vez que se presentan los resultados de un ejercicio completo, los analistas nacionales e internacionales prestarán más atención a las previsiones y líneas estratégicas que a los números fríos del último trimestre del año. Se trata de dilucidar cómo se van a enfrentar los bancos españoles a otro año en cuesta para el negocio, lastrado una vez más por los tipos de interés ultrabajos y la amenaza creciente de la irrupción de nuevos jugadores en la pelea por una tarta cada vez más pequeña.

"Espero mensajes muy cautos y conservadores de los primeros ejecutivos del sector. Tras la experiencias de los planes estratégicos de Bankia o Sabadell, nadie se atreverá a hacer un brindis al sol", señalan en una gran gestora nacional, desde la que creen que una de claves de la temporada de resultados pasará por la ratificación o no de los actuales niveles de retribución al accionista, entre el 30% y el 60% del beneficio en el caso de los bancos españoles.

Ojo con los dividendos

El Banco Central Europeo (BCE) acaba de instar a las entidades a aplicar criterios más conservadores a la hora de pagar dividendos y bonus por las dificultades del entorno macroeconómico y las exigencias regulatorias pendientes. Por lo tanto, la banca seguirá bajo presión en un 2020 sobre el que vuelve a sobrevolar la sombra del 'scrip dividend' que hace apenas un año parecía desterrado. Pero la política monetaria del BCE ha provocado un gran vuelco.

Convertido una vez más (podría ser el tercer año consecutivo) en el peor sector de la bolsa española, el bancario suma una enorme cantidad de frentes abiertos. El mercado busca respuestas en las presentaciones de resultados, y de lo convincentes que sean dependerá el futuro inmediato de la banca en bolsa. Algunas firmas como Credit Suisse o Jefferies ya han lanzando los primeros avisos rebajando cerca de un 10% sus precios objetivos en algunos.

"El sector ya pierde un 5% este año y sin embargo no vemos compras significativas de inversores apostando por una reacción si los resultados mejoran las previsiones. La cautela se ha disparado hasta niveles pocas veces vistos. Desde luego que no se puede descartar un rebote, pero en estos momentos el sentimiento de mercado no puede estar más bajo", señalan en un 'broker' estadounidense donde destacan que el interés de los grandes fondos extranjeros sobre el sector ha decaído mucho.

Con estas cartas sobre la mesa, el sector afronta la temporada de resultados bajo máxima presión, tocado tanto por la debilidad del negocio como por el temor a un frenazo en el ritmo de crecimiento de la economía mundial que empeore la foto final. Está más que descontada una caída del beneficio global de alrededor del 20%. Pero lo que importa es qué va a hacer la banca para aguantar el tipo contra los elementos.

Artículos relacionados