COMERCIO EXTERIOR

A Sánchez se le descacharra el motor de la exportación

Las ci­fras de ex­por­ta­ciones e im­por­ta­ciones se hunden en no­viembre aunque me­jora el saldo co­mer­cial

Comercio exterior.
Comercio exterior.

La en­cuesta de co­yun­tura de la Actividad Exportadora no ofrece un pa­no­rama muy ha­la­güeño en el tercer tri­mestre de 2019. En efecto, la car­tera de pe­didos ha des­cen­dido 9.4 puntos y, aunque en menor me­dida, se anota un des­censo en las pre­vi­siones a 3 y 12 meses con res­pecto a las exis­tentes en el se­gundo se­mes­tre. Una mala no­ticia para la po­lí­tica de Nadia Calviño y de su jefe, Pedro Sánchez.

En noviembre se han cumplido las previsiones. Bajada del valor en euros de las exportaciones en un 0.9% en tasa interanual. Ahora bien, aplicando el correctivo estadístico de la desestacionalización las exportaciones avanzaron un 1.7% en tasa interanual. Por el lado de las importaciones se registró una caída del 3.3% en tasa interanual medida en euros y en un 0.4% con datos desestacionalizados.

El saldo comercial anotó una reducción del 27.5% con relación a noviembre de 2018 en tanto que la tasa de cobertura, exportación-importación, se ha situado en elevado nivel del 93%. Tampoco en el mes de noviembre las exportaciones de la UE y de la Eurozona han tenido un comportamiento muy positivo. Antes al contrario han registrado una bajada del 3% medidas en euros.

En el período enero-noviembre las exportaciones de mercancías avanzaron a una tasa interanual del 1.4% en tanto que las importaciones lo hacían en un 1.0%. En todo caso las cifras de las exportaciones, 267.527 millones de euros, como las de las importaciones, 297.409 millones de euros, marcan un récord histórico.

El déficit comercial en los 11 primeros meses del año pasado fue un 2.3% inferior al del periodo enero- noviembre de 2018. Si bien no deja de ser un motivo de preocupación que esta contracción del déficit sea una consecuencia de la mejora del saldo energético motivada por los bajos precios del petróleo de finales del pasado año. Una circunstancia que no se repetirá en los meses venideros.

Crecen los bienes de equipo

En cuanto a la distribución por sectores de las exportaciones, los bienes de equipo y la maquinaria conservan el primer puesto de la clasificación con un porcentaje del 20.4% del total exportado y un incremento interanual del 5%. Los alimentos y bebidas ocupan el segundo lugar con un 16% del total y un avance interanual del 5.6%.

El automóvil, que ha cedido lo que fue tradicionalmente su segundo puesto, representa el 15.4% del total anotándose una ligera caída del 1.6%. En cuarto lugar aparecen los productos químicos con un 14.6% del total de ventas y un incremento interanual del 2.9%. Estos cuatro epígrafes representan algo más del 70% de las ventas de España al resto del mundo.

En cuanto a destino geográfico de las exportaciones, la UE destaca como nuestro principal cliente con un 66% del total de nuestras ventas que se incrementaron en los once primeros meses del año en una tasa interanual del 1.7%. La Eurozona recibe el 51.5% de las exportaciones españolas con un incremento interanual del 1.3%. Los destinos no comunitarios, 34.1% del total, redondean las cifras totales de la exportación española.

El resultado de estos intercambios, exportación-importación, se traduce en un superávit comercial con la UE de 16.676,5 millones de euros (15.058,6 millones entre enero-noviembre de 2018). El superávit con la eurozona llegó en los once primeros meses del pasado año hasta 11.090 millones de euros, frente a 8.169 millones de igual periodo de 2018.

Los resultados son totalmente distintos en los intercambios con los países no comunitarios; un déficit recientemente desfavorable con los mismos de 46.552 millones de euros en los once primeros meses de 2019 frente a los 45.650 millones en el mismo período de2018.

La comparación de nuestras ventas al exterior con otras áreas geográficas no es particularmente alentadora por lo que se refiere a la UE, cuyas exportaciones avanzaron un 2% en estos once primeros meses de 2019, aunque si resiste mejor la comparación con los EEUU cuyas exportaciones, siempre en los once primeros meses del pasado año, disminuyeron en tasa interanual en un 1.4% en tanto que las de China lo hacían en un 0.8% y las de Japón en un 5.5%.

Francia destaca

Francia continua siendo nuestro cliente número uno, 15% del total, seguida de Alemania 11%, Italia 8% y Portugal 7.5%. El Reino Unido aparece como nuestro quinto comprador, un 7%, con la particularidad de que las ventas a dicho mercado registraron un avance de 3.7%, muy por encima, del 1.4% de la tasa interanual del crecimiento de las exportaciones en los 11 primeros meses del año.

En la distribución de los intercambios de mercancías con el resto del mundo vemos un superávit de 16.676,5 millones de euros con la UE, un saldo bastante equilibrado con el continente americano y un déficit descomunal y creciente con Asia excluido Oriente Medio. Un déficit de 36.621 millones de euros de los que 20.794 corresponden a nuestras ventas y compras con China.

China es actualmente nuestro tercer proveedor, sólo después de Alemania y Francia, pero como quiera que los incrementos de las exportaciones chinas a España son muy superiores al de los dos grandes países de la UE, no pasará mucho tiempo para que el alejado gigante asiático se convierta en el primer proveedor de mercancías a España. ¿Seguimos sin reacciones?

Artículos relacionados