El cambio re­gu­la­torio tuvo menos efecto du­rante el úl­timo tri­mestre de 2019

La banca justifica la menor demanda de hipotecas por el miedo a la ralentización

Las en­ti­dades prevén en­du­recer más la con­ce­sión de cré­ditos al con­sumo

Creditos Hipotecarios
Creditos Hipotecarios

La de­manda de cré­ditos para la ad­qui­si­ción de vi­vienda (hipotecas) se ha re­du­cido de ma­nera in­tensa en el úl­timo tri­mestre de 2019, como ya ocu­rriera en los tres meses an­te­rio­res. En esta oca­sión, los bancos jus­ti­fican la caída a unas peores pers­pec­tivas ma­cro­eco­nó­micas y no tanto al en­du­re­ci­miento de las con­di­ciones o el cambio nor­ma­tivo an­te­rior. La pre­vi­sión no su­giere cam­bios para el primer tri­mestre de 2020, aunque sí un en­du­re­ci­miento en la con­ce­sión de cré­ditos al con­sumo.

Después de algunos ejercicios de mayor dinamismo en el negocio hipotecario, los bancos han cerrado con la mayor caída desde 2013 de estos préstamos por parte de los hogares y no sólo por los cambios introducidos por la Ley Hipotecaria. El sector financiero apunta a unas peores perspectivas macroeconómicas y una peor situación del mercado de la vivienda.

La banca, pese a todo, ha endurecido tanto los criterios de concesión hipotecas así como las condiciones generales por "una mayor percepción de riesgos", según la última encuesta de préstamos bancarios del Banco de España, aunque la presión competitiva ha servido para moderar dicho endurecimiento.

Los criterios de concesión también han sido más estrictos tanto en el crédito a empresas como el destinado al consumo por parte de los hogares, aunque en este segundo caso se produjo cierta relajación con las condiciones generales de los nuevos préstamos ante una mayor competencia en el sector.

Los bancos prevén que los criterios de aprobación de préstamos al consumo se endurecerá durante los tres primeros meses de 2020, ya que se detecta una menor solvencia por parte de los clientes y menos tolerancia al riesgo por parte de las propias entidades. Los avisos del supervisor sobre el crecimiento de los últimos tiempos también ha podido pesar en muchas entidades.

En contraposición, los bancos de la Unión Económica y Monetaria (UEM) prevén una cierta relajación de los criterios de aprobación de los créditos al consumo hasta marzo, mientras que serán más duros a la hora de conceder a los hogares hipotecas.

Menos a empresas

Los bancos españoles han asistido en la recta final de 2019 al sexto trimestre consecutivo en el que la demanda de financiación por parte de las empresas se ha reducido. Incluso, según la encuesta del BdE, consideran que esa disminución se mantendrá con el arranque de 2020.

Esta tendencia a la baja se justifica por las menores inversiones tanto en capital fijo como en existencias y circulante, mientras que se ha recurrido a otras fuentes de financiación tanto por parte de las pymes como de las grandes empresas. Al igual que les ocurre a los particulares, las empresas han paralizado sus peticiones de financiación a la banca ante la incertidumbre macroeconómica que se habría sumado, durante el periodo analizado, a la inestabilidad política con la repetición de las elecciones generales en el mes de noviembre.

Artículos relacionados