BOLSA

Red Eléctrica, una pesada carga

Las in­cer­ti­dum­bres res­pecto al re­corte que plantea la CNMC a las ta­rifas de dis­tri­bu­ción y trans­porte de elec­tri­cidad para el pró­ximo lus­tro, se han con­ver­tido en el prin­cipal lastre de Red Eléctrica en Bolsa. Desde que se co­no­cieran las in­ten­ciones del or­ga­nismo re­gu­la­to­rio, sus ac­ciones han re­tro­ce­dido más de un 15% desde los má­ximos sobre los 19,2 euros con­ta­bi­li­zados en fe­brero del pa­sado año.

Aunque los ajustes iniciales previstos de unos 9.600 millones de euros se han recortado hasta los 8.900 millones de euros, rebajando la presión del mercado, lo cierto es que el valor sigue estancado a la espera de comprobar cómo afecta sus cuentas este nuevo modelo recién aprobado.

La nueva norma supone al final un descenso en la retribución del 7,3% entre 2020 y 2025, pero a cambio introduce incentivos para la inclusión de energías renovables y la digitalización de las redes, algo mejor de lo que se temía al principio.

Con todo, REE se habría planteado un posible ajuste de plantilla, que podría generar un ahorro de 30 millones de euros, para compensar esta medida y mantener la retribución al accionista en línea con el 5,6% actual. Una especulación que ha vuelto a cobrar fuerza en estos días ante las intenciones del Gobierno de cambiar la Reforma Laboral.

También se ha observado un ligero cambio de la percepción negativa en el mercado sobre REE y algunas casas de análisis han empezado a retirar sus consejos de venta. Con todo, los operadores mantienen un alto nivel de prudencia con un precio objetivo medio del consenso, según Bloomberg, de 18,3 euros por acción, que apenas ofrece un mínimo potencial del 5% respeto a su actual precio en bolsa.

De las nueve grandes firmas que siguen al valor, señala el proveedor de datos Facset, cuatro recomiendan vender o infraponderar, tres mantener y tan solo dos aconsejan comprar.

Desde el punto de vista técnico, las opiniones no son mucho más optimistas. Los expertos creen que mantiene una débil estructura a corto plazo y su recuperación dependerá de su capacidad de superar su principal resistencia actual en los 17,7 euros por acción. La ruptura al alza de este nivel supondría una ligera mejora de su perfil ante un posible agotamiento de la presión vendedora.

Artículos relacionados