En España ad­quirir una casa re­quiere ahorro previo y ac­ceso a la fi­nan­cia­ción

Vivienda: en la disyuntiva de comprar o alquilar

El al­quiler llega de Estados Unidos, donde es más ase­quible com­prar para más de la mitad de los ciu­da­danos

Alquiler Solidario
Alquiler Solidario

La subida ver­tical de los al­qui­leres de la vi­vienda se ha con­ver­tido en una pe­sa­dilla más allá de nues­tras fron­te­ras. Y por los datos dis­po­ni­bles, tam­bién en España. Un re­ciente es­tudio rea­li­zado en Estados Unidos re­vela que la ad­qui­si­ción de un piso re­sulta más ase­quible que al­quilar una casa para más de la mitad de los nor­te­ame­ri­ca­nos. La de­no­mi­nada ge­ne­ra­ción de los mi­lle­nial, en­cuentra menos pro­blemas en con­ver­tirse en pro­pie­tario que para abonar un al­quiler todos los me­ses.

Un informe de la consultora estadounidense Attom revela que comprar una casa de tres dormitorios de precio medio resulta más factible que alquilar una propiedad similar. Así sucede en más de la mitad de los 850 condados examinados.

Esta consultora indica que la vivienda en propiedad se encuentra más al alcance de los ciudadanos en núcleos urbanos poco poblados, en tanto el alquiler es la opción más viable en las ciudades y suburbios colindantes.

La subida meteórica de los precios del alquiler se ha convertido en una auténtica pesadilla para colectivos como los millenials, aquellos jóvenes que nacieron entre 1981 y 1993 cuya incorporación al mercado laboral es más reciente y que han visto cómo al problema de las bajas remuneraciones profesionales se suma el de los alquileres desorbitados. El pasado año, los precios de los arrendamientos volvieron a dispararse, anotando un avance del 4,8%, según Idealista.

La situación de los precios de los alquileres ha llevado al grueso de jóvenes en Estados Unidos a instalarse en suburbios y zonas rurales, donde resulta más fácil la adquisición de una vivienda. Se trata de la fuerza laboral que más posibilidades de creación de riqueza tienen de cara a la economía.

En España, los precios de la vivienda usada anotaron un descenso del 1,3% en diciembre pasado, según Fotocasa, aunque el mercado ha registrado una subida que se ha prolongado durante 38 meses. Más de tres años.

Lo que hay que tener

En cualquier caso, comprar una vivienda no se encuentra al alcance de todos. Lo habitual es que la financiación máxima alcance el 80% del valor de tasación del piso, con lo que el comprador deberá contar con unos ahorros de al menos el 20% del valor de la propiedad.

A esa cifra habría que añadir aproximadamente un 12% más sobre el precio de la propiedad, que es lo que vienen a representar los gastos de formalización de un préstamo y los impuestos.

Artículos relacionados