BOLSA

Telefónica, alto descuento

Los más ve­te­ranos del mer­cado no acaban de en­tender como una com­pañía como Telefónica, con un ne­gocio só­lido y con­so­li­dado con re­sul­tados mil mi­llo­na­rios, ve tan pe­na­li­zado su va­lor. Una di­ná­mica de­pre­siva que mu­chos creen rom­perá pronto, pues co­tiza con un no­table des­cuento y más pronto que tarde de­berá re­cu­perar su ver­da­dero va­lor.

Más allá de su tamaño, con una sólida posición de liderazgo en Europa y Latinoamérica, los analistas destacan su transformación hacia una compañía se servicios convergentes, combinando los servicios de línea fija con la banda ancha, la televisión de pago y la telefonía móvil. Este movimiento, del cual ha sido líder, la sitúa en una posición de privilegio para beneficiarse del crecimiento de este nuevo modelo de telecomunicaciones.

Al respecto, el consenso del mercado en que Telefónica se encuentra entre las compañías europeas más infravaloradas con un descuento del orden del 50%. Telefónica, tras perder cerca de un 20% en el último año, ha pasado a cotizar a su nivel más bajo desde 1997.

Algo que no tiene sentido ni por los decepcionantes resultados del último trimestre publicados ni por su elevado apalancamiento, con una deuda que supera en cerca de 7.000 millones de euros su actual capitalización de mercado de 31.500 millones de euros. Una deuda que ha rebajado de forma significativa en los últimos trimestres hasta situarla en una ratio de 2,5 veces. Cifra más que manejable para una compañía tan grande con flujos de caja relativamente estables.

Otra fuente de preocupación son la debilidad de las divisas en los países latinoamericanos donde opera y el temor a nuevos recortes del dividendo para seguir avanzando en los recortes de la deuda, pero tampoco suponen un riesgo excesivo como para justificar el peor momento de la acción en el siglo XXI.

La reciente reestructuración ha dejado además al grupo preparado para mejorar los márgenes y el rendimiento del capital, que le proporciona una tendencia positiva a su ventaja competitiva.

No es de extrañar, por tanto, que de las 13 grandes casas de análisis que siguen al valor, siete de ellas recomienden comprar o obreponderar y cinco mantener con un precio medio objetivo por encima de los 8 euros por acción. Entre los más optimistas se encuentra Barclays con una valoración de 8,8 euros por acción y entre los más prudentes destaca Bankinter con una estimación en torno a los 7,3 euros, que aun así supondría un potencial de revalorización de más del 20%.

Artículos relacionados