BOLSA

Ence tiene aún valor que recoger

Peor valor del Ibex 35 en 2019, Ence inicia el año con el pie iz­quierdo. En dos se­manas pierde ya un 5%. Una ne­ga­tiva evo­lu­ción que ha obli­gado a los ana­listas de Renta 4 a re­visar los mo­tivos que es­ta­rían de­trás de este duro cas­tigo re­ci­bido por el grupo, con caídas in­cluso por de­bajo de su es­ce­nario más pe­si­mista.

Entre los factores exógenos, el principal escollo parece ser la fuerte debilidad sectorial. Las dinámicas demográficas y de crecimiento global continúan siendo favorables a largo plazo, pero este optimismo se ha visto reducido en el corto plazo. Al respecto, los expertos de la firma reconocen haber subestimado la debilidad de los precios en su inicio de cobertura, pues al final parece confirmarse que los bajos precios de la celulosa persistirán en los próximos meses, muy ligados a la ralentización cíclica y al proteccionismo comercial.

A ello se suma la incertidumbre jurídica como factor externo. La judicialización del proceso para la prolongación de los permisos para su biofábrica de Pontevedra está suponiendo un pesado lastre que persistirá en el medio plazo.

Ambos factores combinados, señalan estos expertos, obligarán a la compañía a revisar su plan estratégico con vistas a 2023, retrasando las ampliaciones de capacidad para cumplir con sus límites de endeudamiento.

Debido a estos vientos en contra, los analistas de Renta 4 han decidido adoptar una posición más conservadora respecto a Ence, revisando a la baja sus estimaciones iniciales tanto para el negocio de celulosa como para su actividad de energía renovable ante la falta de visibilidad de ambos negocios.

De este modo, han recortado su valoración inicial en un 30% al eliminar de su modelo todos los incrementos de eficiencia y capacidad previstos por el plan estratégico. Su precio objetivo se sitúa ahora en los 4 euros por acción. Con todo, supone un potencial de revalorización superior al 10% desde su actual precio de mercado, por lo que mantienen su recomendación de comprar.

Pese a la debilidad mostrada en los últimos meses, la firma considera que el peor escenario está recogido en la cotización y, aunque se puede seguir viendo una intensa volatilidad en el corto plazo fruto de la estabilización en los precios de la pulpa, reiteran su confianza al considerar que todavía existe valor en Ence.

Artículos relacionados