OPINIÓN

La consigna es que la democracia está por encima de la Ley

Hay sec­tores no in­de­pen­den­tistas que se han su­mado a mo­di­fi­ca­ción de la Constitución

Tribunal Constitucional
Tribunal Constitucional

Cada mo­mento po­lí­tico tiene su su es­lo­gan, su con­signa. El de­recho a de­cidir tuvo su mo­mento y to­davía re­suena, aunque ha per­dido el brillo que tanto des­lum­braba a Alfredo Rubalcaba que la con­si­de­raba una con­signa mag­ní­fica como lema pu­bli­ci­ta­rio. Era un es­logan para el in­te­rior, in­tra­du­cible a otros idio­mas. Fuera de España se en­tiende el sig­ni­fi­cado del de­recho a la au­to­de­ter­mi­na­ción, pero no del de­recho a de­cidir en un país que vota y de­cide cons­tan­te­mente en elec­ciones li­bres la con­fi­gu­ra­ción de sus ayun­ta­mien­tos, dipu­taciones y par­la­mentos au­to­nó­micos y na­cio­nales (Congreso y Senado).

Por eso el momento político actual pide otra consigna, que ya circula con profusión por discursos, artículos y tertulias: La Democracia está por encima de la Ley. Cuya variante más desarrollada es que los conflicto políticos los resuelven los políticos y no los jueces. O como dice el actual presidente del Gobierno, no hay que judicializar la política. Es el gran sofisma del momento, y ya se sabe que los sofismas son argumentos falsos con apariencia de verdad.

El truco pueril consiste en sustituir el sintagma Incumplimiento de la Ley, territorio en el que intervienen fiscales y jueces, por Conflicto Político, territorio de los políticos. ¿Qué ocurre cuando los políticos incumplen abiertamente la ley de un Estado, por ejemplo su ley principal, la Constitución, y declaran unilateralmente la independencia de un territorio?. Es obviamente un conflicto político, y no hay democracia en el mundo que no recurra a los Tribunales para detener la secesión. Y si fuera por la fuerza lo impide por la fuerza.

El nuevo Gobierno quiere afrontar el desafío secesionista catalán situando una mesa de negociación al margen de la Constitución. Es decir, lo que en ella se discuta saldrá de la libre voluntad de los participantes, sin límites ni cortapisas. Pero lo que en ella se decida, si se llegara a un acuerdo, deberá caber en los límites de la Constitución. ¿O no?

La duda puede ofender a aquellos que consideran que el Gobierno no va a traspasar, como ha prometido, los límites de ley. Faltaría más. Pero el despliegue de la consigna, La Democracia está por encima de la Ley, sugiere que hay sectores, no sólo independentistas, con otras intenciones.

Artículos relacionados