BOLSA

Repsol, cabeza de león

El sector pe­tro­lero se en­cuentra en pleno pro­ceso de agi­ta­ción des­pués de que el gi­gante Exxon haya mos­trado la in­ten­ción de vender ac­ti­vos, entre ellos su ne­gocio en Guínea Ecuatorial, por un valor total de unos 25.000 mi­llones de euros con el fin de cen­trarse en ob­je­tivos más gran­des.

Un plan que ha levantado la alfombra de la rumorología en los foros bursátiles después de un año difícil del sector marcado por las revisiones a la baja del beneficio debido a la debilidad de los precios del crudo.

Situación que podría cambiar a corto plazo. En su último informe, los analistas de Goldman Sachs consideran que las grandes petroleras afrontan un período de mejora en los retornos para sus accionistas. El proceso de concentración en la estructura de la industria y la transformación hacia un modelo de menores emisiones de CO2 crea mayores barreras de entrada, endurece la financiación y la inversión estructural a juicio de la firma. Circunstancias que vienen a favorecer a las grandes compañías.

A ello se suma la disminución de los riesgos de los precios a la baja del crudo y gas natural, como los sufridos a lo largo de 2019, Ahora las previsiones son más favorables gracias a los recortes de la OPEP y los acuerdos comerciales, lo cual permitirá mejorar los márgenes, el gran caballo de batalla durante el pasado año.

Goldman Sachs estima que los flujos de generación de caja para el conjunto de las grandes petroleras mejorarán en cerca de 70.000 millones de dólares a lo largo de este ejercicio, acelerando el crecimiento del dividendo y la compra de acción con un retorno efectivo medio para los accionistas entre un 6% y un 9%,

La lista de favoritas para la firma de inversión estadounidense a la hora de alcanzar esta mejora de los rendimientos en Europa son BP, Total, Eni, Royal Dutch Shell y la multinacional española Repsol.

Respecto a Repsol, los expertos técnicos recuerdan que se encuentra en una tendencia alcista de largo plazo que le ha llevado a moverse en zona de máximos absolutos. Un perfil en que lo más probable sea la continuidad de las subidas una vez consolidado el soporte sobre los 13 euros por acción. Todo apunta a que pronto puede marcar nuevos récords con un primer impulso hacia los 15,2 euros que de superar activaría un segundo impulso hasta cerca de los 16 euros.

Aunque siempre hay riesgo de una posible corrección en zona de máximos, los operadores creen que con un PER de poco más de 11 veces y una rentabilidad por dividendo del orden del 6,5% todo es mucho más fácil incluso con la mayor vulnerabilidad del sector europeo en caso de que la tensiones continúen al alza en Oriente Próximo.

Artículos relacionados