Un regalo republicano e independentista para Reyes

La abs­ten­ción de ERC da vía verde al primer go­bierno de coa­li­ción en España, pre­si­dido por Pedro Sánchez

Torrá, en sustitución.
Torrá, en sustitución.

Todo in­dica que en la vís­pera de los Reyes Magos, a lo sumo la si­guiente se­mana, España con­tará con el primer go­bierno de coa­li­ción in­te­grado por el PSOE y Podemos, bajo la pre­si­dencia de Pedro Sánchez. El pavor a unas nuevas elec­cio­nes, que se­rían las ter­ceras bajo los go­biernos en fun­ciones de Sánchez, ha or­ques­tado la coa­li­ción ben­de­cida con apoyos mi­no­ri­ta­rios, entre los que des­tacan el PNV, y las abs­ten­ciones de ERC y Bildu.

Visto desde Cataluña la postura de ERC tiene varias lecturas. La primera es la defensa de su líder encarcelado y condenado en firme, Oriol Junqueras, a quien el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, reconoce su inmunidad europarlamentaria, avalada con muchos matices por la Abogacía del Estado, cuya última y difícil palabra tendrá el Tribunal Supremo.

Sea cual sea el veredicto del TS queda claro que Oriol Junqueras pasará a la historia del Parlamento Europeo como el primer caso -junto a Puigdemont y Comín- en el que un cargo electo para el PE no puede ser restringido por la legislación nacional de un Estado miembro de la UE. Eso sí, la condena en firme del TS ha sido a la vez respetada.

Esquerra Republicana de Catalunya, aún a riesgo de decepcionar a muchos de sus votantes, ha optado por el pragmatismo ordenado por Junqueras desde la cárcel, y se abstendrá en la segunda votación para que Pedro Sánchez salga elegido presidente.

No deja de ser un riesgo político, ante la previsible convocatoria de elecciones anticipadas en Cataluña, aparecer como un apoyo del gobierno de Pedro Sáncez. Más aún cuando sus actuales socios de gobierno de Junts per Catalunya, votarán en contra de la investidura de Sánchez. Sin olvidar que su líder -que no es evidentemente el president Joaquim Torra- gozará de inmunidad como europarlamentario y podrá hacer campaña desde Perpiñán, a sólo treinta kilómetros de la frontera con España y menos de cien de Girona, donde se formó como periodista y político. Una oportunidad que, sin lugar a dudas, Carles Puigdemont no desperdiciará.

Quedará por ver en las urnas si la abstención de ERC a la investidura de Sánchez le pasará, o no, factura. De momento las encuestas continúan dando a ERC como ganador en unas elecciones autonómicas catalanas. Pero, en un panorama políticamente tan volátil como el catalán, todo puede suceder en cuestión de apenas semanas o meses.

Y, más volátil, si cabe, en caso de que el president Quim Torra sea inhabilitado por la Junta Electoral Central, por su desobediencia a retirar la pancarta con los lazos amarillos del balcón del Palau de la Generalitat durante las pasadas elecciones generales.

Si Torra queda fuera del primer plano político deberá sustituirlo el vice president Pere Aragonés (ERC), virtual candidato de su partido a la presidencia de la Generalitat si ganan las próximas elecciones.

De momento, lo único seguro es que los Reyes aportarán un regalo republicano a la coalición PSOE/Podemos, cuya última formación está en la línea de ERC, tanto en presupuestos sociales como en republicanismo.

Artículos relacionados