BOLSA

La guerra comercial sube las insolvencias

La des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica pro­vo­cada por la guerra co­mer­cial esta ge­ne­rando un re­punte de las in­sol­ven­cias em­pre­sa­ria­les. Según un in­forme de Crédito y Caución, a nivel global se prevé un cre­ci­miento de las in­sol­ven­cias del orden del 2,8% este año, ocho dé­cimas por en­cima de las es­ti­ma­ciones de hace apenas tres me­ses.

Se trata de la mayor subida desde la crisis financiera mundial desatada con la quiebra de Lehman Brothers en 2008, impulsado precisamente por la negativa evolución de las insolvencias en América del Norte, peor de lo previsto, y que ahora se prevé supere a Europa occidental en su tasa de crecimiento. El informe también apunta a un incremento sostenido en la región de Asia y el Pacífico.

Todo ello debido al efecto pernicioso de la guerra comercial abierta entre China y Estados Unidos. Eso explica el creciente interés de los mercados financieros ante la nueva cita entre ambas potencias en Washington a principios de octubre, con el fin de cerrar una herida que está empezando a desangrar a la economía mundial, dañando la inversión y la confianza de las empresas.

Esta será la decimotercera ronda de conversaciones desde enero cuando el presidente Trump decidió suspender aranceles adicionales para tratar de acelerar un acuerdo comercial, pero que solo trajo consigo la toma de represalias por parte de China.

En este escenario, las esperanzas en un avance importante en las negociaciones siguen siendo mínimas, en medio de las creciente tensiones entre ambos países, pero permite abrir un resquicio para evitar un aumento del conflicto y de las represalias mutuas. Los expertos no creen que haya avances claros por lo menos hasta finales del próximo año, una vez superadas las elecciones presidenciales americanas.

De momento, según los cálculos de la Reserva Federal, la incertidumbre de la política comercial podría llegar a restar un 1% en el PIB estadounidense en el primer semestre de 2020 debido al deterioro de la producción industrial.

Circunstancia nada favorable ni para las empresas españolas ni para los mercados financieros, cuyo deterioro ya se viene observando en los últimos trimestres. Tal y como señala el Global Bankruptcy Report 2019, publicado por la consultora estadounidense Dun & Bradstreet Worldwide Network, el número de bancarrotas en España fueron las únicas en aumentar en 2018 entre los grandes países europeos. El año pasado se declararon en quiebra un total de 3.983 empresas españolas, un 1% más respecto al año anterior. Y las expectativas para este año no son nada halagüeñas.

Artículos relacionados