LA SEMANA BURSÁTIL

El BCE reclama atención

Tras la in­tensa pre­sión ba­jista de las pri­meras se­manas del mes de agosto, la bolsa ha ido re­cu­pe­rando poco a poco la con­fianza para acer­carse de nuevo a los ni­veles de ju­lio. En una se­mana que se es­pe­raba de cierta transición, el ín­dice Ibex 35 se ha apun­tado un avance del 2% para quedar en puertas de los 9.000 pun­tos.

Nivel que apenas supondría el regreso a la tendencia lateral vivida a lo largo de la primavera, pero cuya recuperación sería un notable alivio frente a las preocupaciones de un nuevo desplome hacia los 8.200 puntos.

El horizonte económico, sin embargo, sigue jugando en contra, pues pocas cosas han cambiado respecto a las sacudidas veraniegas. La economía mundial se encuentra en franca desaceleración, especialmente en países exportadores como Alemania, los más expuestos a los vaivenes comerciales. Pero incluso EEUU está ofreciendo algunas sombras de dudas por las consecuencias del mayor proteccionismo, pese a que los datos de empleo y crecimiento se mantienen firmes de momento.

Las expectativas de un acuerdo comercial en la nueva ronda de conversaciones prevista para principios de octubre entre las dos grandes potencias mundiales son además mínimas. Pocos analistas confían en un acercamiento real hasta después de las elecciones presidenciales en EEUU en algo más de un año.

A ello se une las desalentadoras noticias llegadas desde el Reino Unido, un país cada vez más divido a cuenta del Brexit, aunque en este caso los mercados ya han descontado lo peor y si finalmente se produce un acuerdo este será bienvenido.

Los analistas confían además en que los bancos centrales se mantengan del lado de los mercados financieros con nuevas medidas de estímulo. De este modo, generan especial atención las sucesivas reuniones de este mes del Banco Central Europeo y del comité abierto de la Reserva Federal que sin duda marcarán en paso de la renta variable en las próximas semanas.

Así las cosas, la prudencia debería ser el arma principal de los inversores en estos meses de septiembre y octubre, con la espera de poder encarar el final de año con un tono más alcista. Si se cumplen estas previsiones podían esperarse rentabilidades de dos dígitos para el conjunto de la Bolsa.

Calendario semanal de Bolsa

La reunión del Banco Central Europeo mantendrá en vilo a los operadores a lo largo de la semana que entra a la espera de las medidas que adopte para contener la desaceleración provocada por la guerra comercial. Otro gran foco de atención serán los datos de producción industrial en la zona euro y los abundantes datos que llegarán desde Asia.

En esta sesión de hoy lunes se esperan la balanza comercial y el PIB de Japón, cuya economía se estaría desacelerando al 1,3% en tasa anualizada. China y Alemania también publicarán su balanza comercial y en el Reino Unidos se dará a conocer la producción industrial

El martes, los inversores contarán con muy pocos datos, lo más destacable será el IPC de China y la tasa de paro en el Reino Unido.

En la jornada del miércoles tampoco se esperan grandes referencias salvo la producción industrial en España, así como los precios de producción, los inventarios al por mayor y el índice hipotecario MBA en Estados Unidos.

La agenda financiera internacional del jueves llegará algo más cargada de citas relevantes. Alemania, Francia y Estados Unidos publicarán sus cifras de inflación (IPC), mientras que desde Bruselas llegará la producción industrial de la zona euro correspondiente al mes de julio. Este indicador fue especialmente malo el mes anterior, mucho peor de lo previsto, provocando un fuerte "tsunami" en las bolsas europeas. Esta vez, los analistas esperan una ligera mejora de una décima de punto.

La mayor atención, sin embargo, se centrará en la reunión del Banco Central Europeo a la espera de medidas de estímulo que ayuden a contener la desaceleración económica provocada por las tensiones generadas entre Estados Unidos y China en materia comercial.

La última sesión de la semana, el viernes, vendrá marcada por los datos de producción industrial en Japón, el IPC en España, la balanza comercial en la zona euro y, finalmente, por las ventas minoristas en Estados Unidos y el índice de confianza de la Universidad de Michigan.

Artículos relacionados