ENERGÏA

Reynés (Naturgy) re­clama in­ver­siones ren­ta­bles e Imaz (Repsol) cri­tica la prohi­bi­ción de co­ches con emi­siones

Las eléctricas exigen modificar los impuestos para que la luz pueda bajar

Bogas (Endesa) ase­gura que la ta­rifa es “anacrónica”, pues un 50% son im­puestos

José Bogas, CEO de Endesa.
José Bogas, CEO de Endesa.

Las eléc­tricas han em­pe­zado su ba­talla contra el sis­tema de ta­rifas que el Gobierno quiere aplicar en la nueva po­lí­tica ener­gé­tica y donde lo que pre­tende es ajustar al má­ximo los costes en el su­mi­nistro pero sin tocar para nada los im­pues­tos. Las tasas re­pre­sentan el 50% del re­cibo de la luz, que el equipo ener­gé­tico del pre­si­dente en fun­ciones Pedro Sánchez no se plantea va­riar. Las em­presas ponen todo su én­fasis en que, si las cargas no se cam­bian, es im­po­sible aba­ratar la luz. Por su parte, Marín Quemada, pre­si­dente de la CNMC, ha de­fen­dido su pro­puesta de re­cortar la re­tri­bu­ción a las em­pre­sas.

“La energía en España no es barata”, ha dicho el consejero delegado de Endesa, José Bogas, en el IV Foro de El Economista. “Sin que se toquen los impuestos no se puede bajar la tarifa”, ha insistido el directivo, a la vez que ha instado al futuro Gobierno a realizar un análisis a fondo del recibo de la luz en todos sus términos.

Bogas ha criticado que la política energética vaya solo encaminada a reducir la parte de la tarifa energética que está relacionada con el suministro real y que “no se toque” la parte vinculada a las políticas energéticas, el déficit y las tasas”. “Esto provoca que la tarifa sea anacrónica”, ha recalcado.

Estos tres conceptos constituyen, en palabras del consejero delegado de Endesa, el 50% del actual recibo de la luz, por lo que ha señalado que, si no se cambia esta parte, la energía seguirá siendo cara.

Durante su intervención, ha pedido que en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) debería reducirse la dependencia del carbón antes de lo que se prevé inicialmente, ya que, según ha comentado, las condiciones del mercado han cambiado.

^^Rentabilidad para las inversiones**

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, se ha referido, por su parte, a que la transición energética no podrá realizarse si no se acometen importantes inversiones por parte del sector y de otros actores. Ahora bien, ha recordado que estas inversiones deberán tener una rentabilidad “razonable” porque, de lo contrario “no se harán frente a los retos de la transición energética.

El debate de las emisiones de los coches

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha señalado que le parece “contraproducente” reabrir el debate sobre la prohibición de coches con emisiones para el año 2040. Imaz considera que “no es realista” plantear esos objetivos, ya que considera que lo que se va a lograr con la medida es que haya un parque automovilístico más envejecido que el actual.

“Eso no ayuda a que las emisiones bajen, sino todo lo contario, que a la gente le entre miedo”, tenga dudas sobre lo que hacer, y que los ciudadanos retrasen la compra de un coche nuevo.

Para Imaz, se trata de un debate “no realista”, donde se busca sustituir la fabricación de bienes en España para no aumentar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en el país, por la adquisición a otros países de esos mismos productos, donde el proceso de transición es menos eficiente, haciendo que la huella de carbono aumente.

Marín Quemada (CNMC) defiende su recorte a la retribución

Por su parte, y según informa Europa Press, el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, ha defendido las circulares que emitió el supervisor el pasado mes de julio, que planteaban un recorte de hasta el 18% para la retribución a la distribución de gas y del 7% para la de electricidad, ya que se basan en criterios técnicos que "no buscan que le guste a todo el mundo".

Así lo ha declarado Marín Quemada en la clausura del IV Foro Anual de Energía, donde ha reiterado una vez más que la CNMC ha realizado esta propuesta porque la ley le obliga a ello, toda vez que las competencias en materia energética le fueron transferidas a raíz de una transposición de la normativa Europea.

Por esta razón, una vez que el Gobierno aprobó esta transferencia de competencias al regulador independiente, Marín Quemada considera que lo único que están haciendo es "cumplir con el mandato" para fijar la retribución a al electricidad a partir de 2020 y del gas a partir del 2021 durante un periodo de cinco años.

En cuanto a los criterios en los que la CNMC se ha basado para la elaboración de esta propuesta, ha defendido que son "estrictamente técnicos y económicos, ampliamente contrastados y utilizados por los reguladores europeos". Por ello, ha admitido que cuando se emplean criterios técnicos, "no se hace para que le guste a todo el mundo".

CREE QUE LA RETRIBUCIÓN PROPUESTA ES "RAZONABLE"

Por el contrario, Marín Quemada, frente a las quejas que ha suscitado en el sector gasista y eléctrico el recorte propuesto, ha resaltado que la elaboración de estas circulares se ha hecho "porque entra dentro del ejercicio de sus responsabilidades".

Además, considera que la nueva regulación "va a proporcionar estabilidad jurídica y regulatoria", al mismo tiempo que cree que mantiene una retribución "razonable" para la inversión de las empresas afectadas y que "está alineada con las orientaciones de política energética".

"Esta metodología aspira a incentivar no cualquier inversión, sino las que puedan satisfacer las necesidades del sistema", ha explicado.

ABARATARÁ EL RECIBO

El presidente de la CNMC esgrime que la bajada de costes va a repercutir en beneficio de los consumidores, no solo de los clientes particulares, sino también de todas las empresas de sectores tan importantes para la economía como el de la automoción, ya que abaratará una parte del recibo energético.

En este sentido, Marín Quemada defiende que la institución que preside ha propuesto una regulación que sea capaz de "balancear distintos intereses", entre los que ha señalado en primer lugar el interés general, que tiene que resultar del equilibrio entre los consumidores y las compañías distribuidoras.

Por último, ha dejado claro que "de ninguna de las maneras las inversiones se van a dejar de retribuir", sino que todas aquellas que se encuentren en sectores regulados se van a retribuir para que se siga invirtiendo en el sistema y siga mejorando la competitividad de la economía española.

Artículos relacionados