La im­plan­ta­ción de más trenes de alta ve­lo­cidad en la UE re­per­cute en el medio plazo

El aumento de los costes amenaza quebrar a más aerolíneas en los próximos años

En 2019 los costes ge­ne­rales de las ae­ro­lí­neas suben a un ritmo del 7,4%

IAG.
IAG.

El sector de las ae­ro­lí­neas atra­viesa una nueva con­fi­gu­ra­ción de su ne­gocio que no aca­bará los pró­ximos me­ses. El au­mento de los costes ha pro­vo­cado en los úl­timos diez años un ajuste tan grande que ha lle­vado a más de 125 com­pañías a la des­apa­ri­ción. Sin em­bargo, ese nú­mero po­dría in­cre­men­tarse pró­xi­ma­mente. La con­cen­tra­ción em­pre­sa­rial puede ser la so­lu­ción al pro­blema que puede ha­cerse cada vez más grande con el paso del tiempo. IAG puede ser una de las mejor co­lo­ca­das.

Las aerolíneas no han atravesado la mejor de sus décadas. Con la crisis de 2008 todo cambió de forma radical por el incremento de la competencia debido a la expansión de las compañías “low cost”, que hicieron que los precios de los billetes ampliamente sin tener en consideración que los costes de producción han ido avanzando en los últimos años, como por ejemplo el precio del crudo.

Tanto es así que, desde 2010, han desaparecido, por quiebras o por fusiones, más de 125 aerolíneas en todo el planeta. Con todo y con ello, eso no ha provocado que se hayan visto aminoradas las rutas, sino más bien todo lo contrario. Exceltur expone que se han ampliado muchas frecuencias a muchos destinos que en la última década no existían”.

En territorio español durante el mes de julio llegaron a España más de 82 millones de turistas, según los últimos datos registrados por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, de los cuales más de 67 millones llegaron por vía aérea. Este tráfico aumentó un 1,3% respecto a 2017 y un 33% frente a 2010, lo que indica que el menor número de aerolíneas no ha afectado al tráfico español.

Para más inrri, en 2019 se producirá una reducción de las ganancias por pasajeros. Las aerolíneas ganarán sólo 5,50 euros por pasajero y tendrán un margen neto del 3,2% (0,5 puntos porcentuales menos que en 2018). Y se espera que los costes generales para las aerolíneas crezcan un 7,4%, superando el ritmo de alza de los ingresos, pronosticado en un 6,5%.

Costes cada vez más insostenibles

En todos estos aumentos han tenido una gran importancia las aerolíneas low cost. Y es que, en 2009, estas aerolíneas representaban el 54,1% del volumen del tráfico aéreo extranjero que llegaba a territorio español. Con todo, esos números han ido aumentando progresivamente hasta ser una gran amenaza. De hecho, ha llevado a la aparición de conglomerados como IAG, que son los que se encuentran mejor posicionados ante el clima adverso ante el que nos encontramos.

El sector es altamente competitivo y está caracterizado por tener unos márgenes bastantes reducidos. Básicamente, existen aerolíneas que pueden no ser capaces de seguir adelante con sus estructuras de costes. De esta manera, las quiebras y las fusiones pueden irse prolongando por estas dificultades de rentabilizar el negocio.

Las fuertes inversiones que tienen que hacer las aerolíneas para mantener el pulso empresarial y asegurar el crecimiento sectorial hacen que sea muy difícil la supervivencia de todos los grupos que vemos a día de hoy.

Para 2019 los costes generales para las aerolíneas crezcan un 7,4%, superando el ritmo de alza de los ingresos, estimado en un 6,5%. A ello hay que sumarle que la Unión Europea está realizando una amplia inversión en convertir Europa en un espacio de alta velocidad mucho menos contaminante. Algo que puede perjudicar seriamente a los desplazamientos en avión dentro del viejo continente.

Es por ello por lo que cree que las aerolíneas tendrán que ir hacia procesos de concentración y acomodarse en aquellas líneas más largas donde la alta velocidad no sea rentable. El tiempo pondrá todo en su sitio.

Artículos relacionados