Sería el quinto pre­si­dente en cinco años al frente del banco pú­blico

Sánchez dejaría el ICO en manos de Podemos en lugar de Bankia

Las dos for­ma­ciones coin­ciden en el res­paldo del ins­ti­tuto para po­ten­ciar vi­viendas en al­quiler

Bankia
Bankia

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tienen una agenda oculta de poder para la ne­go­cia­ción a cara de perro para formar un "Gobierno pro­gre­sis­ta". Se trata del con­trol de una banca pú­blica con as­pi­ra­ciones de me­ca­nismo so­cial. El pre­si­dente en fun­ciones es­taría dis­puesto a dejar las riendas del Instituto de Crédito Oficial (ICO) en manos pró­ximas a Iglesias para com­pen­sarle por su ne­ga­tiva total a con­trolar Bankia, a cuyo puesto as­pira por otro lado el so­cia­lista Jordi Sevilla, ac­tual pre­si­dente de Red Eléctrica, donde dice que ya ha cum­plido su mi­sión

De alcanzar el acuerdo político, se podría asistir al quinto presidente del ICO en los últimos cinco años y que el líder socialista quería utilizar para financiar un parque de viviendas sociales en alquiler. Al tiempo, el baile de puestos en empresas públicas y organismos como el FROB (desde donde Podemos aspira a controlar Bankia) es la comidilla del inicio del curso político.

La presidencia interina por la finalización de mandato en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y en la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) han podido eclipsar alguna otra alternativa en la oferta del presidente en funciones, Pedro Sánchez, para que Podemos asuma alguna institución a cambio de su apoyo a la investidura.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) bien podría ser toda una golosina para Pablo Iglesias, el líder podemita tan partidario de una banca pública que destine dinero a diversas iniciativas de carácter social. El banco público, que desde junio de 2018 preside José Carlos García de Quevedo Ruiz, ya está habituado a continuos vaivenes en los últimos años.

Al poco de asumir el ministerio de Economía tras la moción de censura, Nadia Calviño designó al actual presidente del ICO, el cuarto en tan sólo cuatro años. García de Quevedo Ruiz sustituía a Pablo Zalba, vinculado al PP, tras tan sólo 16 meses en el máximo cargo del banco público.

Aunque ni el propio Pedro Sánchez ni diversos responsables del PSOE han concretado las instituciones independientes que podría gestionar o dirigir Podemos si se llega al acuerdo ofrecido, el presidente en funciones ya quería potenciar hace un año, tras vencer en la moción de censura presentada a Mariano Rajoy, algunas líneas del ICO.

Entre ellas, se había previsto que el banco público financiara la construcción de un parque de vivienda social en alquiler. Esta propuesta se incluye en el documento presentado por Sánchez para lograr su investidura y la conformación de un "gobierno progresista". Y ese objetivo del alquiler social de viviendas se comparte desde la formación liderada por Iglesias.

Inversión a menos

La plantilla del Instituto de Crédito Oficial (ICO) ya ha mostrado en los últimos años su descontento por los continuos cambios que se han producido en la presidencia del banco público y que, en buena medida, ha impedido que se trazara un plan estratégico concreto y con visos de continuidad.

De hecho, el peso de la inversión del ICO en los últimos tiempos se ha reducido cerca de un 20%, al pasar en tan sólo un año de más de 30.000 millones de euros canalizados a poco más de unos 24.000 millones en el último ejercicio. Pese a todo, la cantidad es aún bastante significante para la financiación de empresas en expansión y desarrollo, así como para algunos planes sociales que encajarían con los objetivos de PSOE y Podemos.

La presidencia del ICO no tendría la repercusión pública que han podido tener los presidentes en funciones de la CNMC, José María Marín Quemada, o el de la AIReF, José Luis Escrivá. Eso sí, estos dos organismos independientes en manos del Podemos de Pablo Iglesias podría provocar más cortocircuitos que la del que es el verdadero banco público que existe en España.

El gobierno del Banco de España, desde hace algo más de un año a cargo de Pablo Hernández de Cos, o la presidencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con un Sebastián Albella aún con tiempo de mandato, se quedarían al margen de la oferta de Sánchez a Iglesias para alcanzar un acuerdo de legislatura.

La presidencia del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) también sortearía un potencial candidato de la formación morada. Eso sí, el mandato de Jaime Ponce, elegido en 2015 por un periodo de cinco años, caducaría en 2020.

El fondo de resolución es el máximo accionista, con más de un 60%, de una Bankia más que deseada por Pablo Iglesias y su partido para convertirla en un banco público. El actual presidente de la entidad intervenida, José Ignacio Goirigolzarri, se ha mostrado radicalmente en contra de esa reconversión.

Artículos relacionados