El Banco de España ad­vierte de la des­ace­le­ra­ción en la eco­nomía es­pañola

El mercado inmobiliario se apaga a marchas forzadas ante el temor a la recesión

La con­ce­sión de hi­po­tecas cayó en junio un 2,5% y los diag­nós­ticos a medio plazo son pe­si­mistas

Vivienda
Vivienda

Suenan in­sis­tentes ame­nazas de re­ce­sión eco­nó­mica. Alemania e Italia ha puesto en alerta a toda la Unión Europea y los pri­meros tam­bores de guerra han co­men­zado. El Banco de España ad­vierte de que la si­tua­ción eco­nó­mica global y, en par­ti­cu­lar, la de la zona euro sigue de­bi­li­tán­dose, lo que pro­voca altos riesgos para el cre­ci­miento. En pa­ra­lelo, en España han sur­gido los pri­meros avisos sobre una fu­tura ra­len­ti­za­ción en la venta de vi­vien­das. La con­ce­sión de hi­po­tecas cayó en junio un 2,5%.

De momento, no hay signos alarmantes pero el goteo de advertencias de desaceleración en la economía no cesa. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha lanzado una serie de mensajes sobre los riesgos que se avecinan, con un Gobierno en funciones, sin presupuestos y con la inversión pública paralizada en muchos aspectos.

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) que se celebrará el próximo 12 de septiembre en Fráncfort podría aprobar un nuevo paquete de estímulos para hacer frente a la desaceleración de la economía de la zona euro. No se descarta que su presidente Mariano Draghi anuncie además una rebaja en los tipos de interés.

Riesgos que se avecinan

En palabras del gobernador del Banco de España, algunos de los principales riesgos que, desde hace varios trimestres, vienen planeando sobre las perspectivas de crecimiento en la UE, se han intensificado por la situación de Alemania e Italia, hasta el punto que “ya están haciendo mella en la Unión Económica y Monetaria”, señala.

Ante tal situación, De Cos advierte de que “resulta urgente mejorar el funcionamiento de la UEM, antes de que se produzca una eventual crisis”. Para lograrlo -dice- “debe avanzarse sin dilación en una mayor integración financiera, con el desarrollo de la Unión del Mercado de Capitales, completar la Unión Bancaria con la formación de un fondo común de garantía de depósitos, la introducción de instrumentos fiscales que mejoren la capacidad de estabilización económica del conjunto de la UEM y la creación de un activo de seguro común”.

Igualmente, señala que, cuando se perciban riesgos para la estabilidad financiera, se deben adoptar políticas macro prudenciales y generar colchones, que se puedan utilizar “ante situaciones económicas más adversas”.

Ralentización en el crecimiento

El gobernador insiste en que las cifras macro demuestran claramente una ralentización del ritmo de crecimiento de la zona euro, que se concreta en los sectores industriales. En el caso de Alemania, se concentra básicamente en la industria de la automoción, motivada por los cambios en sus estructuras de producción, debido a las nuevas exigencias medioambientales y a la implantación del coche eléctrico.

Además, la debilidad del sector exterior está afectando a la inversión, de modo que los planes de gasto de las empresas se están viendo lastradas por la debilidad de la demanda externa, el momento de la incertidumbre política en algunos países y la moderación de los beneficios empresas.

Las dudas que se ciernen sobre la intensidad del proceso de desaceleración de China, las posibles repercusiones que pueden tener en el conjunto de la economía global, las vulnerabilidades que siguen mostrando algunas economías emergentes, como Turquía y Argentina, y la incertidumbre que genera el Brexit, hacen que los riesgos de recesión en Europa se multipliquen.

La vivienda en España se ralentiza

Aparte de Alemania e Italia, donde la recesión y el estancamiento han aparecido ya, en Francia y en España, países donde habían mostrado un cierto dinamismo, comienzan a aparecer signos de desaceleración en el segundo trimestre del año.

En el caso de España, donde el mercado inmobiliario llevaba varios trimestres de crecimiento en venta de viviendas nuevas y usadas, la concesión de hipotecas en junio ha sufrido una caída de un 2,5% respecto a igual mes de 2018, lo que evidencia ciertos signos de desaceleración. En junio pasado, entró en vigor la nueva Ley Hipotecaria, lo que puede haber contribuido a este retroceso en el sector, ya que obligó a aplazar muchas operaciones.

El número total de hipotecas firmadas en junio fue de 29.900, unas 771 hipotecas menos que en igual mes de 2018, y 4.983 menos que en mayo pasado. Madrid ha registrado un descenso interanual del 21%, con 4.928 hipotecas firmadas. El capital total prestado por las entidades financieras alcanzó los 3.586,9 millones de euros, un 6,1% menos que hace un año y un 17,2% respecto a mayo. El plazo medio de las nuevas hipotecas fue de 24 años y el tipo de interés del 2,57%.

Artículos relacionados