Monitor de Latinoamérica

En los pri­meros siete meses de 2019 su­peró la en­trada in­ver­sora de todo 2018

Chile dispara la captación de inversiones gracias al capital español

Abertis planea nuevos pro­yectos y Acciona y Naturgy pisan fuerte en el país

Autopista de Sacyr en Chile
Autopista de Sacyr en Chile

Chile, uno de los mer­cados tra­di­cio­nales de in­ver­sión es­pañola en Latam, está lo­grando en 2019 dar el fuerte em­pujón a la lle­gada de in­ver­sión (IED), una de las metas del pre­si­dente Piñera. Tras un 2018 de avance mo­de­rado y gra­cias al au­mento de la lle­gada de ca­pital desde España, EEUU y mul­ti­la­tinas de otros países de la re­gión, Chile su­peró a me­diados de este año el mon­tante de IED re­ci­bido el año previo y la ex­pec­ta­tiva es que la ten­dencia no se de­tenga.

En este incremento ha tenido que ver el aumento del interés de las firmas españolas tras el giro político de 2018 y los planes y contratos de empresas como Sacyr (el inversor privado en infraestructura más grande de Chile), Abertis, Naturgy, Acciona o Ferrovial.

Los últimos datos del banco central chileno muestran que a julio de 2019 Chile registraba un flujo neto de IED de 8.359 millones de dólares, con un alza del 83% frente al mismo período del año anterior. Según la entidad central, la IED totalizó 8.224 millones en 2018 (+28% sobre 2017), en su primer alza en tres años, sin bien el último informe de la Cepal sobre IED cifra el montante inversor llegado al país el año pasado en 6.082 millones. Ya en 2018, y según InvestChile, el país registró un 82% más de proyectos de inversión en cartera, por un monto superior a 14.000 millones. Se anotaron 274 proyectos en diversas fases de desarrollo, de los que 50 fueron materializados.

España es el cuarto inversor en Chile, tras de EEUU, Canadá y Holanda, con un stock de 17.000 millones de euros, y el país es el cuarto destino inversor español en Latam. El stock acumulado de IED de Chile se acerca a los 300.000 millones de dólares, de los que España, EEUU, Canadá y Japón concentran el 33,5%, con un alza en los últimos años de la participación china. Y según el informe ‘Visión 2019’ del Santander, la inversión será la variable clave que sostendrá la subida económica de Chile este año.

El incremento de la inversión foránea coincide con un mejor desempeño de la economía en los dos últimos años. Tras el magro avance del 1,5% de 2917, el PIB creció el 3,9% en 2018 y lo hará este año el 3,2% según el FMI y el 2,8% según la Cepal, que han rebajado sus estimaciones previas del 3,4% y 3,3%. Con todo, una expansión superior a la que se otea para Latam este 2019.

Abertis busca lo que no encuentra

Entre las firmas españolas con nuevos planes en el país está Abertis, cuyo consejero delegado, José Aljaro, viajó días atrás a Chile para potenciar nuevos proyectos y se reunió con el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno. La firma ha identificado “nuevos planes de inversión que se concretarán en los próximos meses”, con los que pretende extender su presencia con inversiones en activos actuales y competir en futuras licitaciones.

Abertis, a través de VíasChile, es el mayor operador de autopistas en Chile, con 770 kilómetros de gestión. La compañía ve potencial de crecimiento en el país, donde apuesta por la colaboración público-privada. Abertis, además, acaba de contratar a OHL para la ampliación de la Ruta 78, una de las autopistas que gestiona allí.

Chile es asimismo, importante mercado para las firmas españolas de energía, notablemente de renovables. Acciona, que acaba de anunciar la creación de un centro de innovación en su planta El Romero Solar de Atacama con la meta de probar nuevas tecnologías fotovoltaicas, construye en consorcio con Abengoa la primera planta termosolar de Latam en Cerro Dominador.

Su división Acciona Energía es uno de los principales operadores de renovables del país, donde ha construido la mayor planta fotovoltaica de Latam, el Romero, cuenta con el parque eólico Punta Palmeras y construye el parque eólico San Gabriel. Acciona está presente en Chile desde 1993 y su división de Infraestructuras ha realizado proyectos relevantes de construcción de autopistas, hospitales, hidroeléctricas e infraestructuras. Abengoa, por su parte, acaba de ser elegida por Arauco (derivados de celulosa) para un proyecto de transmisión en el país.

Naturgy apuesta por Chile

Desde el cambio político y el regreso a la Presidencia de Piñera, las firmas españolas han pisado el acelerador en un país que siempre fue mercado de referencia y donde en 2018 Ferrovial, Abengoa, Sacyr (que logró su primera concesión aeroportuaria, El Tepual-Puerto Montt), Acciona y OHL (presente en el Metro de Santiago con Acciona, Ferrovial, FCC y Ossa) incrementaron su presencia.

El país es clave para gasistas como Naturgy, que a finales de 2017 decidió elevar su plan de inversiones en Chile de 1.700 a 2.500 millones (+47%) en los próximos cinco años y como Enagas. En Chile hay unas 600 firmas españolas, entre ellas y además de las citadas, Repsol, ACS, Telefónica, Santander, Mapfre, Enel-Endesa, Grifols, Iberia, Indra, Nutrexpa, Técnicas Reunidas, Mango, Inditex. REE, Telepizza, Agbar, Planeta y Azvi.

Los proyectos en infraestructuras y renovables que impulsa la Administración Piñera han aumentado el atractivo para las empresas españolas, muy interesadas en el paquete de licitaciones que pergeña Santiago para relanzar el modelo concesional en vías, puertos, ferrocarriles y otras obras públicas, y del plan de inversión anunciado para hospitales públicos.

Chile requiere una inversión de 174.505 millones en infraestructura en 2018-27 para suplir el déficit en ese área, según la Cámara Chilena de Construcción. Las mayores necesidades atañen a vialidad urbana (66.776 millones de dólares, el 35% del total). Otros sectores con altas necesidades son telecos (24.838 millones); vialidad interurbana (20.343 millones) y recursos hídricos (18.254 millones).

Artículos relacionados