BOLSA

Ezentis confía en su 'know how'

La ad­ju­di­ca­ción de la pri­mera fase del pro­yecto Faro puesto en marcha por Telefónica para op­ti­mizar su red su­pone una mag­ní­fica opor­tu­nidad para Ezentis. Esta pri­mera fase su­pondrá el apa­gado com­pleto de 25 cen­trales de la red de Telefónica en España y se en­marca dentro de la línea es­tra­té­gica que per­sigue la re­duc­ción de cen­trales ac­tua­les.

El objetivo es evolucionar todos los servicios y migrar sus clientes a fibra óptica con la consecuente eliminación y apagado de las obsoletas centrales de cobre.

Un trabajo de desmantelamiento que supondrá un aumento de la eficiencia y ahorro energético, así como una optimización del espacio y de las infraestructuras en la red, que el gigante de las telecomunicaciones ha encargado a Ezentis.

El contrato supone un importante espaldarazo para la compañía que opera y mantiene infraestructuras de telecomunicaciones y energía. Esta operación es clave para Ezentis dentro de su estrategia de transformación digital y supone el reconocimiento de su “know how” y experiencia tanto respecto a las redes actuales de Telefónica como respecto a su conocimiento de las redes de nueva generación que le permitirá acometer el proceso de forma global.

Ezentis confía en que su buen hacer y el éxito de este proceso en España sirva para que Telefónica amplíe el proyecto a nuevos territorios y mercados, manteniéndola como socio estratégico en esta línea de negocio tal y como ocurre en otras áreas de actividad.

Esta adjudicación no hace más que reafirmar la buena marcha de la contratación de Ezentis a lo largo de los últimos trimestres que le ha permitido volver a la senda del beneficio, El grupo ha ganado1,4 millones de euros en la primera mitad del año tras elevar cerca de un 18% su facturación, hasta los 238 millones de euros.

En el mercado, sin embargo, sigue imperando la prudencia con respecto al valor. Las acciones de la compañía mantienen una tediosa tendencia lateral bajista que le ha llevado a poner en riesgo el suelo de los 0,475 euros. Si consigue aferrarse a este nivel sería de esperar un rebote a corto plazo, aunque sin demasiado recorrido a la espera de que vaya confirmando la mejoría de sus cuentas en los próximos resultados. En cualquier caso, empieza a ser una buena oportunidad a más largo plazo con un objetivo de volver al euro por acción, pues no cabe esperar más recortes mientras no haya nuevos sustos en los mercados financieros.

Artículos relacionados