DESDE EL PARQUET

Abengoa, oxígeno financiero

La in­tensa re­es­truc­tu­ra­ción aco­me­tida tras los pro­blemas fi­nan­cieros su­fridos a prin­ci­pios de la dé­cada, que la de­jaron en una si­tua­ción ex­tre­ma­da­mente de­li­cada, em­pieza a dar oxí­geno a Abengoa. El grupo an­daluz ha anun­ciado en estos días un be­ne­ficio neto de 2.229 mi­llones de euros en la pri­mera mitad del ejer­cicio frente a una pér­dida de 100 mi­llones de euros a junio del año pa­sado.

La positiva marcha de las ventas, con un crecimiento del 28%, hasta los 137 millones de euros y la reducción de los gastos de un 17% interanual, a 32 millones de euros, reflejan el cambio radical que está ofreciendo la empresa de ingeniería y energías renovables en su gestión. De enero a junio, la contratación alcanzó los 644 millones de euros, con adjudicaciones en Emiratos Árabes Unidos, Chile y España, entre otros países.

Entre los principales hitos del semestre ha estado la entrada en operación del proyecto de cogeneración A3T y la reducción de los gastos generales, lo que ha impulsado un 57% su Ebitda para alcanzar los 137 millones de euros.

Una notable mejoría de las cuentas gracias a los efectos de la reestructuración financiera que le está permitiendo financiarse a precios más razonables y le está ayudando a estabilizar su actividad de negocio. El proceso cerrado el pasado 26 de abril supone lograr mayor liquidez, nuevas líneas de avales y, sobre todo, adaptar una estructura de capital sostenible con el negocio de ingeniería y construcción.

Circunstancia que se está dejando notar poco a poco en su cotización. Las acciones B de la compañía, las que computan para el mercado continuo, acumulan una revalorización de más del 200% en el año después de haber tocado el infierno a finales del pasado ejercicio a poco más de 0,002 euros. Ahora, vuelven a moverse por encima del céntimo de euro con una progresiva mejora en la tendencia que empieza a alimentar el optimismo de los inversores.

Sin embargo, los expertos consideran precipitado apostar por las compras en el grupo a la espera que despeje todavía muchas incertidumbres como el proceso de negociación de su filial mejicana con sus acreedores para conseguir un acuerdo de viabilidad. Mientras no supere la barrera de los 0,0143 euros, máximos de este año, no se debería dar por bueno el movimiento de recuperación del valor.

Artículos relacionados