BANCA

Santander provisiona 1.500 millones en su filial británica por la regulación y el Brexit

Aprueba el primer di­vi­dendo con cargo a los re­sul­tados de 2019 por im­porte de 0,10 euros en efec­tivo

Ana Botín, Santander.
Ana Botín, Santander.

El Banco Santander ha lle­vado a cabo una re­vi­sión del fondo de co­mercio ads­crito a su fi­lial bri­tá­nica que arroja como re­sul­tado un de­te­rioro por im­porte apro­xi­mado de 1.500 mi­llones de eu­ros, que achaca al di­fícil en­torno re­gu­la­torio y a la in­cer­ti­dumbre ge­ne­rada por el Brexit en el cre­ci­miento eco­nó­mico de Reino Unido, in­formó la en­ti­dad.

En concreto, el ajuste, que tendrá impacto en el beneficio atribuido, se debe principalmente al cambio en las expectativas para Santander UK como consecuencia de un entorno regulatorio complejo, entre otras razones por los distintos efectos negativos de la regulación que obliga a los bancos a separar el negocio de banca minorista del de banca de inversión.

El cambio normativo ha supuesto un aumento de activos en la sucursal de Londres de la matriz española de aproximadamente 40.000 millones de euros (de los que 25.000 millones son de un traspaso inicial de activos desde Santander UK), así como un incremento de los costes al duplicarse algunas funciones, lo que a su vez ha dado lugar a una disminución en la capacidad de generación de beneficios de Santander UK, según explica la entidad.

El ajuste también es resultado del incremento en la presión competitiva en Reino Unido y del impacto de la incertidumbre generada por el Brexit en el crecimiento económico del país. El apunte contable del saneamiento se realizará en las cuentas consolidadas del grupo en el tercer trimestre de 2019.

Aunque tendrá impacto en el beneficio atribuido, no afectará a su resultado ordinario, al valor contable tangible por acción del grupo ni a sus compromisos con los clientes. Tampoco afectará a la ratio de capital CET1 de Banco Santander, puesto que los fondos de comercio están excluidos de su cálculo, a la generación de los flujos de caja ni a los objetivos a medio plazo anunciados en el Investor Day celebrado el pasado 3 de abril en Londres.

Por otro lado, el consejo de administración de Banco Santander ha aprobado este martes el primer dividendo con cargo a los resultados de 2019 por un importe total de 0,10 euros por acción, que se abonará íntegramente en efectivo a partir del próximo 1 de noviembre. El importe es igual al que se pagó hace un año entre agosto (0,065 euros) y noviembre (0,035 euros).

Como se anunció en 2018, desde este año los accionistas de la entidad recibirán el dividendo en dos pagos en lugar de los cuatro que percibían hasta ahora. El último día de negociación de la acción con derecho al cobro de dicho dividendo será el 29 de octubre y cotizará ya ex-dividendo el 30 de octubre.

Además, el consejo ha confirmado su intención de mantener un porcentaje del beneficio atribuido ordinario del 2019 que se dedica al dividendo ('payout') de entre el 40% y el 50%, y que la proporción del dividendo en efectivo sea al menos de la misma cuantía que el año pasado.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha destacado que el dividendo anunciado hoy "es una muestra de la fortaleza y la resiliencia del modelo de negocio de Santander". "Pese a algunos factores adversos de mercado, especialmente en Reino Unido, nuestra diversificación única en Europa y América nos ha permitido lograr resultados predecibles, dar un dividendo por acción en efectivo sostenible, que ha crecido un 174% en los últimos cinco años, y obtener un aumento de los ingresos de clientes de más del 20% y del beneficio atribuido del 87%", ha apostillado.

"En los últimos cinco años, hemos incrementado el capital en un total de 25.000 millones de euros. Aunque las reformas que obligan a separar el negocio de banca minorista y el Brexit han afectado a la rentabilidad en Reino Unido, este mercado sigue siendo clave y estamos invirtiendo significativamente para mejorar nuestra posición competitiva y atender aún mejor a nuestros clientes", ha añadido.

INCORPORACIÓN AL CONSEJO

Además, la comisión de nombramientos de Banco Santander ha propuesto la incorporación de Pamela Walkden al consejo como consejera independiente.

Walkden, banquera británica, se incorporará tras una larga carrera en el sector financiero en la que ha ocupado puestos de responsabilidad, fundamentalmente en Standard Chartered Bank, donde trabajó casi 30 años como responsable de riesgos, auditoría interna o tesorería. También ha sido miembro independiente del panel de reforma regulatoria de la Prudential Regulation Authority (PRA) de Reino Unido y del Stakeholder Group de la Autoridad Bancaria Europea.

Pamela Walkden ocupará la vacante que deja Carlos Fernández, que ha sido consejero independiente desde 2015. Su nombramiento se hará efectivo cuando se hayan recibido las autorizaciones correspondientes, y será sometido a ratificación en la próxima junta general de accionistas de Banco Santander.

El consejo de administración de Banco Santander quedará compuesto por 15 miembros, de los que el 60% son consejeros independientes. Con el nombramiento de la Pamela Walkden, el 40% del consejo será femenino, de modo que Santander alcanza su objetivo de tener entre el 40% y el 60% del consejo representado por cualquier de los dos géneros. El consejo de Santander es diverso en género, nacionalidad (española, británica, estadounidense y portuguesa) y tiene una amplia representación de sectores (financiero, industrial, tecnológico y académico).

Botín, quien expresó su sincero agradecimiento a Carlos Fernández, destacó que Pamela Walkden "tiene el perfil idóneo para el consejo de Banco Santander y estoy encantada con su incorporación". "Aportará mucha experiencia financiera complementaria con el consejo actual, ya que tiene una larga trayectoria en el sector bancario en puestos directivos de negocio y control. Además, Pamela como británica y mujer añade diversidad, lo que representa una de nuestras fortalezas más relevantes y un aspecto clave para el éxito de cualquier consejo de administración en el entorno actual. Estoy segura de que Pamela aportará valiosos consejos en esta nueva etapa de transformación estratégica", ha recalcado.

Santander también anunció hoy que el consejo ha aprobado la designación de Marjolein van Hellemondt-Gerdingh como responsable de Cumplimiento del Grupo, que se hará efectivo una vez que se obtengan las aprobaciones regulatorias. Proviene de DLL International B.V., Eindhoven (una filial del Grupo Rabobank), donde desde enero de 2018 era responsable de Cumplimiento. De nacionalidad holandesa, trabajó anteriormente en Zurich Insurance como responsable de Cumplimiento, y antes en NN-Group (antiguamente ING Insurance / Investment Management Eurasia) con el mismo cargo. Hellemondt-Gerdingh, que reportará a Keiran Foad, responsable de Riesgos del Grupo, sustituye a Mónica López-Monís, recientemente nombrada responsable global de Asuntos Regulatorios.

Artículos relacionados