Gasistas y ce­ra­mistas li­bran una pro­funda ba­talla ante el Ejecutivo y la CNMC por las ta­rifas

Garamendi vuelve a liarla en la CEOE y abre un nuevo cisma entre ceramistas y gasistas

Las grandes pa­tro­nales han pe­dido a Reyes Maroto una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cional en favor de las in­dus­trias con­su­mi­doras

Garamendi
Garamendi, CEOE.

El sector del gas y las in­dus­trias con­su­mi­doras están li­brando una fé­rrea lucha por so­bre­vivir ante los cam­bios ener­gé­ticos que se ave­ci­nan. La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) abrió la caja de los truenos con su fa­mosa cir­cular sobre el ha­chazo a los peajes y, desde en­ton­ces, no dejan de abrirse fren­tes. A la ba­ta­lla, y con una au­sencia total de me­moria de los sec­tores que le au­paron en su ca­rrera, se ha unido el vo­lun­ta­rioso pre­si­dente de la CEOE, Antonio Garamendi.

A la guerra que hay entre empresas -Naturgy, Enagás y Madrileña Red de Gas- con el organismo regulador, la CEOE ha añadido más leña al fuego, despertando las iras de los grandes consumidores por su “controvertido” respaldo a las empresas gasistas.

La industria del azulejo y la cerámica, considerada como el sector que más gas consume en sus fábricas, se han levantado contra la patronal por considerar que se sienten menospreciados en beneficio del sector del gas. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha vuelto a liarla al defender a una parte de los socios como es el gas, en perjuicio de otra gran industria, como lo son la cerámica y el azulejo.

Fuentes consultadas han reconocido que van a pedir a la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, una declaración institucional de defensa del sector para que se establezca un precio competitivo para el gas. Las patronales van a solicitar una entrevista con la propia ministra para presionar ante la nueva política energética y la elaboración de la Estrategia Industrial España 2030.

Y es que, en un seminario organizado por la Fundación Naturgy, sobre El papel del gas en la descarbonización del sistema energético en la UE, Garamendi arremetió contra los recortes que quiere aplicar la CNMC al transporte y la distribución de gas -un 21% y un 18%, respectivamente-, sin detenerse a pensar que abriría un nuevo cisma en la patronal como así ha resultado.

El sector exige una “rectificación”

El sector industrial cerámico ha calificado de totalmente “desafortunadas” las afirmaciones del presidente de la CEOE y le ha pedido una “rectificación”, “si no ya por el bien del sector cerámico, sí por el conjunto de la industria española, ya tan castigada”, han señalado.

En un comunicado, tres patronales como la Asociación Española de Fabricantes de Baldosas Cerámicas (Ascer), la Asociación Nacional de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc) y la Asociación Española de Fabricantes de Maquinaria y Bienes de Equipo para la industria Cerámica (Asebec), se han manifestado en su contra y han enfrentado a parte de la junta directiva, precisamente, justo cuando acaba de crear seis nuevas vicepresidencias y renovado parte de la cúpula empresarial.

El sector de la cerámica lamenta profundamente estas declaraciones de Garamendi y señala que no recogen los intereses de un sector industrial miembro de la CEOE, “ya que no se está teniendo en cuenta la enorme repercusión económica que puede tener el precio final del gas natural que consume la industria”.

Los recortes al gas, una “barbaridad”

Garamendi calificó de “barbaridad” el daño hecho al sector energético por el regulador con sus propuestas de recorte al transporte y a la distribución para el próximo periodo regulatorio. “Hay que tener predictibilidad y seguridad regulatoria para evitar vaivenes en los mercados provocados tan solo por el anuncio de una decisión que aún no es firme”, dijo en alusión a los recortes propuestos por la CNMC.

En el acto, señaló que con tal decisión, el organismo que preside José María Marín Quemada, había provocado que una única empresa perdiera 5.000 millones de euros en un solo día por la caída de la cotización en Bolsa.

El malestar de los ceramistas no viene solo de ahora, sino que llueve sobre mojado. Y es que, Garamendi no es la primera vez que se manifiesta en estos términos. En julio pasado, comentó que la circular de la CNMC traslada un mensaje de total ”inestabilidad” a los fondos y a los inversores que se quieran instalar en España, lo cual “resulta perjudicial para el país”. Por esa razón, consideró “incomprensible” que la cotización en Bolsa de Naturgy se haya visto afectada por la propuesta de Competencia.

En cuanto a la regulación, denunció que “hay que ser consciente de que hay que escuchar y valorar el análisis y puntos de vista de las empresas, añadiendo que “hay que tener en claro que las empresas invierten cuando hay predictibilidad y seguridad regulatoria”.

El presidente de la patronal mostró en el acto de la Fundación Naturgy su apoyo al sector de la energía por su papel fundamental en la economía. “España necesita energía de base y la mejor, actualmente, es el gas, fundamentalmente además para la industria”. “Mientras las renovables no sean un 100% fiable, necesitamos esta energía de base. En la CEOE, estamos por y para el gas”, añadió.

Decisiones importantes en espera

Tanto Naturgy como Enagás están en vías de tomar decisiones económicas importantes, de ahí también que presionen desde todos los ámbitos para que la CNMC sea más flexible y cambie su propuesta de recorte en la retribución que reciben por los peajes. En el caso de Naturgy, la empresa que preside, Francisco Reynés, está en negociaciones con Sonatrach para hacerse con el control de Medgaz, y otras inversiones a la espera.

Respecto a Enagás, dependiendo de lo que ocurra con los ajustes, invertirá más o menos. La empresa que preside Antonio Llardén compró en marzo pasado el 11% de la gasista estadounidense Tallgrass Energy por 525 millones de euros, junto con el banco de inversión de capital riesgo Blackstone, y está analizando ampliar su participación.

Artículos relacionados