Sus ofertas se quedan muy des­fa­sadas res­pecto a las me­jores del mer­cado

Los bancos rezagados se preparan para bajar más las hipotecas a tipo fijo

Los me­jores prés­tamos con cuota fija se están aba­ra­tando en todos los plazos

Openbank
Openbank

¿Quién dijo tre­gua? Los bancos es­pañoles no han tar­dado ni un mi­nuto en ac­tivar un nuevo epi­sodio en la agre­siva guerra hi­po­te­caria que li­bran en los úl­timos años. Las en­ti­dades que llevan meses li­de­rando el pro­ceso no están dis­puestas a ceder te­rreno a la com­pe­tencia y han vuelto a re­bajar este mes el precio de sus hi­po­te­cas. Pero de forma se­lec­tiva, porque la ba­talla se está li­brando en las tri­cheras de los prés­tamos a tipo fijo y mixto.

Los últimos movimientos de los Bankinter, Openbank, ING (estos tres bancos han bajado tipos este mes) o BBVA y MyInvestor han abierto una gran sima entre los precios de estos mejores préstamos a tipo fijo y el resto. Ya hay ofertas por debajo del 2% TAE a 10, 15 y 25 años, mientras que en los plazos más largos de 25 y 30 se pueden encontrar tipos en torno al 2,5%. Lo nunca visto en la oferta hipotecaria de los bancos españoles, que están tirando la casa por la ventana en un momento decisivo.

El Banco Central Europeo (BCE) no ha dejado demasiado lugar a las dudas anunciado que los tipos de interés estarán en el suelo (o en el subsuelo si se aplican nuevos descensos) hasta al menos 2022. Pero esta es una visión optimista de lo que viene por delante, porque como señalan 'sotto voce' en los cuarteles generales de la banca ppodemos estar ante todo un decenio de tipos cero o negativos que la banca deberá combatir con todas las armas a su alcance.

Como el sector financiero no puede parar la máquina de ingresos del negocio hipotecario, tiene que hacer encaje de bolillos. Por un lado tiene que bajar los precios para seguir ganando cuota, pero por otro tiene que defender sus márgenes. ¿Cómo? Poniendo toda la carne en el asador en las hipotecas a tipo fijo, que a base de precios más caros que las variables y desde luego mucho más estables, les protejan del mundo que falta para la normalización monetaria en la zona euro.

"Creo que estamos ya muy cerca del final de la caída de precios, pero sólo en las mejores hipotecas fijas del mercado. Hay quien especula con caídas de precios hasta el 1%, pero eso sería un negocio ruinoso para los bancos. A lo mejor vemos algún ajuste más de los bancos con mejores tipos, pero lo normal es que ahora sean otros los que se muevan para poder seguir pintando algo allí donde la banca vuelca todos sus esfuerzos", aseguran fuentes financieras.

Es decir, que hay bancos que van a tener que bajar tipos sí o sí. Fuentes financieras reconocen que algunas entidades que siguen cobrando tipos fijos superiores al 3% en plazos a partir de 15 ó 20 años se están replanteando su estrategia. No se trata tanto de llegar a los niveles de las mejores ofertas (no todos los bancos se lo pueden permitir) como de ofrecer tipos lo suficientemente razonables para evitar que sus clientes se vayan a la competencia.

Otra fórmula puede ser reducir la vinculación que exigen a sus clientes. La eclosión de competidores 'online' como Openbank, MyInvestor o Coinc que han eliminado las comisiones y han reducido a casi nada o nada la obligación de contratar otros productos para conseguir las mejores condiciones mete mucha presión a la competencia. La guerra de tipos que coge fuerza este mes de septiembre puede generalizarse muy pronto.

Artículos relacionados