BOLSA

Las inmobiliarias sacan pecho

Un hi­po­té­tico Brexit duro apenas tendrá im­pacto en el sector de ofi­cinas es­pañol, Las in­mo­bi­lia­rias apuntan a Ámsterdam, París y Fráncfort como las ciu­dades más be­ne­fi­ciadas ante la sa­lida de em­presas de Reino Unido en el caso de que aban­done la UE.

En el mejor de los casos, ciudades como Madrid y Barcelona podrían captar en conjunto hasta un 5% de este mercado de empresas dispuestas a salir de Gran Bretaña. El Producto Interior Bruto per cápita inferior y la falta de incentivos fiscales son las principales desventajas de España respecto al resto de países europeos vecinos. A ello se suma la incertidumbre política y la negativa imagen de seguridad proyectada en los últimos tiempos en el caso de Barcelona. Aunque aún es pronto para realizar un análisis completo, las primeras observaciones revelan además un impacto mayor en el perímetro de ciudades más cercanas a Londres.

En cualquier caso, el sector se ha mostrado optimista respecto a la evolución de este segmento en España. El mercado de oficinas mantiene una positiva evolución alcista, especialmente en Madrid y Barcelona, donde se vienen observando fuertes tensiones en los precios.

La positiva inercia de la economía española permite ser optimistas respecto a la solidez y vitalidad del sector inmobiliario, pero los grandes grupos del sector temen que este buen comportamiento reflejado en los últimos años se pueda ver estropeado por factores externos como la inestabilidad política o la pérdida de confianza en el mercado ante los temores de recesión.

La buena marcha del sector, de momento, está teniendo reflejo en la cotización en Bolsa de los dos grandes grupos inmobiliarios españoles en la actualidad. Merlin Propertis acumula una revalorización del orden del 20% en el conjunto del año, reforzando la tendencia alcista primaria que viene desarrollando desde el referéndum del Brexit, en junio de 2016 y que le ha llevado a moverse en zona de máximos absolutos en actualidad. Un récord que podría seguir superando en los próximos meses.

Inmobiliaria Colonial, por su parte, acumula un retorno anual superior al 30% que le permite multiplicar por cinco su precio desde 2014, cuando llegó a tocar fondo por los problemas derivados del estallido de la burbuja inmobiliaria con la crisis de 2008. Una vez superados esos problemas y tras el regreso al Ibex 35, los expertos creen que ahora tiene un potencial altísimo hasta la zona de los 16 euros por acción. No obstante, para ello deberá superar primero una dura barrera intermedia en torno a los 12 euros.

Artículos relacionados