Un total de 1.411 EREs ya han sido apro­bados y se prevé que la cifra vaya en au­mento

Las empresas aprovechan el parón del Gobierno para acelerar ajustes de plantillas

Vodafone, Telefónica, Santander o DIA, entre las en­ti­dades que apro­ve­chan la si­tua­ción

EREs
EREs

La pa­ra­li­za­ción del go­bierno con la re­pe­ti­ción de las elec­ciones no solo su­pone un im­pe­di­mento para sacar ade­lante in­nu­me­ra­bles le­yes. También, afecta al te­jido em­pre­sa­rial y a las de­ci­siones es­tra­té­gicas que toman mu­chas com­pañías. Ante esta si­tua­ción de con­fu­sión ya se han co­mu­ni­cado 1.411 ex­pe­dientes de re­gu­la­ción de em­pleo que afectan a 1.121 em­presas y a un total de 38.611 em­plea­dos. Entre las em­presas más re­co­no­ci­bles, Santander, DIA, Telefónica o Vodafone han apro­ve­chado para aco­meter estas re­es­truc­tu­ra­cio­nes.

La dinámica aplicada por parte de muchas compañías invita a la cautela. El clima político no ayuda y los asesores de muchas firmas empiezan a pensar que sea el momento de sacar la tijera por si el entorno se vuelve aún más convulso. Y es que la amenaza de la recesión está ahí y la falta de directivos formados en España lastra muchas aspiraciones a futuro de multitud de negocios.

De ahí a la decisión de poner a funcionar los planes de ajuste. Es la respuesta al momento económico y al temor de que un nuevo gobierno pueda aplicar una reforma laboral más restrictiva a la que existe actualmente. Además, según concretan fuentes del mercado, para tener la suficiente solvencia como para abordar “la futura digitalización, la posible recesión o un incremento de la guerra comercial”.

Las cifras, como suele suceder habitualmente, hablan por sí solas. Los últimos datos reflejan que se han comunicado 1.411 expedientes de regulación de empleo que afectan a 1.121 empresas y 38.611 trabajadores, un 42,21% de trabajadores más que en el mismo período del años pasado.

Con todo, la parte de estas reestructuraciones se están realizando mediante medidas de flexibilidad en términos internos, puesto que el 66% de los empleados afectados lo son por un expediente de regulación de empleo (ERE) y no por un despido (ni procedente ni improcedente). Asimismo, el 90% de los ERE que se han promovido han terminado con acuerdos con los sindicatos.

Tendencia al alza y empresas destacadas

Esta dinámica, lejos de frenarse, parece que “va a mantenerse”, tal y como explica un asesor financiero independiente. Generalmente, ante la situación de “alarma” las empresas empiezan a tomar “medidas preventivas”. En este sentido, el escenario actual no estaría “invitando especialmente al optimismo”.

Una vez que tenemos este telón de fondo, las compañías que se encuentran inmersas en procesos de este tipo para aliviar cargas ante la confusión son algunas de las más destacadas del país. Telefónica está entre ellas. De hecho, anunció un plan de bajas incentivadas para mayores de 53 años, con el objetivo de dar salida al 20% de la plantilla en España. Una fórmula para aliviar aún más su apalancamiento.

De igual modo, el Banco Santander abrió el proceso de ERE al que ya se han suscrito unos 2.000 empleados de los 3.223 que están previstos. Aun así, se pueden sumar más medidas de ajuste.

Y es que no son las única. DIA ha iniciado un ERE para cerrar Max Descuento que repercutirá a 210 trabajadores. Vodafone también tiene provisiones millonarias para reestructuraciones de en toda su plantilla. Aunque las decisiones son por distintas razones, el entorno político y económico tienen una clara influencia.

Además, Zurich presentó otro ERE para 224 personas en su filial en Barcelona. Una tendencia que se ha ido disparando en las últimas fechas y que responde a un clima de menor certidumbre y de mayor inestabilidad. Por eso, los expertos siguen asegurando que nos encontramos ante el principio de una tendencia que seguirá durante los próximos meses.

Artículos relacionados