La cons­truc­tora y la eléc­trica acu­mulan subidas del 39% y el 44% en el año

¡Vaya mesecito! Ferrovial e Iberdrola hacen su agosto y la banca se la pega en Bolsa

Este úl­timo mes ha sido más atí­pico que de cos­tumbre en los mer­cados

Iberdrola
Iberdrola

De los 35 va­lores que con­forman el Ibex es­pañol, un total de 22 han visto caer su valor en Bolsa en el mes de agosto que acaba de ter­mi­nar. De los otros 13, des­tacan Ferrovial e Iberdrola, con ga­nan­cias en el mes que rozan los dos dí­gi­tos. En el ex­tremo con­tra­rio, Santander es el que más ha visto bajar su co­ti­za­ción, acom­pañado de cerca por Bankinter, dentro del va­ra­palo que se ha lle­vado el sector ban­ca­rio. De todas for­mas, este agosto ha sido algo más atí­pico que de cos­tumbre para el Ibex, de­bido a la in­fluencia de no­ti­cias ex­ter­nas.

El mes de agosto ha terminado este año con dos pequeños acontecimientos en la Bolsa. Uno de ellos es que Iberdrola ha sobrepasado al Santander en valor bursátil, ya que, al cerrar la sesión del pasado viernes, día 30 (última del mes), la eléctrica presidida por José Ignacio Sánchez Galán lucía una capitalización de 56.712 millones, que suponen un poquito más que los 56.690 millones del Santander. El segundo pequeño terremoto (esta vez positivo) ha sido la consolidación de Ferrovial como uno de los valores más alcistas del año después de muchos meses de dudas y pérdidas contables.

En cuanto al “sorpasso” de Iberdrola al Santander, hay que aclarar que durante todo agosto ha habido altibajos en la tendencia alcista de Iberdrola que parece haberse consolidado. Las cifras de capitalización son, sin embargo, tan cercanas, que a poco que reaccione al alza el Santander, el banco presidido por Ana Botín volverá a ganar la segunda posición tras Inditex, que continúa como líder indiscutible por valor Bursátil con 81.033 millones al cierre del mes. Hay que tener en cuenta también que Iberdrola es el segundo valor que más ha subido en agosto (un 9,12%), mientras que Santander ha sido el que más ha perdido (un 10,95%).

El rally de Ferrovial

Pero, vayamos valor por valor. El que más ha ganado en agosto (9,85%) ha sido Ferrovial, la constructora dominada por la familia Del Pino, que declaró una pérdida de 448 millones en 2018, tras dotar una provisión extraordinaria de 774 millones para su filial británica de servicios, Amey, que además ha puesto en venta. En el primer semestre de 2019 ha reducido un 92% las pérdidas y se dirige ya decididamente hacia los números negros (ver Capitalmadrid de 29 de agosto de 2019), animada por nuevas inversiones y un aumento de su cartera de infraestructuras.

Precisamente aquí, en el empeño de los gestores de Ferrovial por concentrar los esfuerzos en el sector de las infraestructuras, dejando de lado las empresas de servicios (sobre todo en el Reino Unido, debido a la incertidumbre generada por el Brexit) y aligerando el peso de la construcción en su cartera total, es donde está, según fuentes del mercado consultadas por Capitalmadrid, el quid de la cuestión.

La constructora española tiene ahora concentrado en las infraestructuras algo más de las tres cuartas partes de su valor como empresa, lo que según los analistas le da más potencial. Y ello a pesar de llevar acumulada una subida del 38,7% en su cotización desde el 1 de enero al 30 de agosto último.

Ventas de los Del Pino

Sobre los últimos episodios familiares de los Del Pino tras la venta de un 0,9% del capital de la constructora por parte de Leopoldo, uno de los cuatro hermanos accionistas principales, las fuentes consultadas señalan que no es nada preocupante desde el punto de vista bursátil. “Aunque la venta se realizó con un descuento del 1,45% sobre el precio de mercado –añaden las mismas fuentes- este tipo de transacciones millonarias deben tener siempre un aliciente para el comprador. Pero la gestión de la empresa sigue estando en manos de quien ya estaba, Rafael del Pino, que fue a quien le pasó el testigo su padre, con lo que está asegurada la continuidad en los objetivos”.

Iberdrola vs Santander

El comportamiento de la eléctrica presidida por Sánchez Galán no es una sorpresa para la mayor parte de los analistas (prácticamente todos recomiendan comprar o mantener sus acciones en la cartera inversora), ya que su apuesta por las renovables, dentro y fuera de España, le está dando buenos resultados. Los 1.644 millones obtenidos como beneficio consolidado en el primer semestre de 2019 han llevado a los gestores de la compañía a vaticinar un incremento de las ganancias de un 10% a final de año con respecto al ejercicio anterior.

Esa tendencia ha tenido su reflejo en la Bolsa. La cotización de la eléctrica vasca lleva acumulado un incremento del 44,4% desde el pasado 1 de enero hasta el 30 de agosto último. Para los próximos meses, Iberdrola tiene como objetivo la aprobación de nuevas licencias de aerogeneradores en EEUU.

Si logra vencer su particular batalla contra las autoridades federales estadounidenses, su potencial se verá incrementado también. Si a eso se une que los valores energéticos se han mostrados fuertes en los últimos meses como refugio frente a otros sectores más volátiles, los analistas no ven señales de peligros bajistas en esta empresa a corto y medio plazo.

Caso contrario es el del Santander, que, en su calidad de mayor banco de España y uno de los cinco mayores de Europa, ha visto caer sobre sí todos los malos augurios que muchos analistas han echado sobre el sector bancario. La política del Banco Central Europeo (BCE) de mantenimiento de tipos extremadamente bajos lastra los resultados de los bancos que, en el caso español y sumando a todos los que operan en nuestro país, le pagan más de 6.000 millones de euros al año al BCE por mantener allí sus excedentes de liquidez, por los que tienen que abonar un 0,4%.

Esta medida de hacer pagar a los bancos por dejar su dinero sobrante en el BCE está diseñada para convencer a los banqueros de que es mejor dar créditos que dejar el excedente de liquidez a buen recaudo. Pero en la otra parte de la moneda está el estricto control del riesgo que ese mismo BCE exige a los bancos para dar créditos nuevos, con el fin de no aumentar la morosidad. Al final lo cierto es que el repunte de la actividad crediticia no es el que las autoridades monetarias europeas esperaban, la banca ve mermados sus beneficios y, precisamente por ello, está en el ojo del huracán bursátil. Esto, por ejemplo, le ha hecho perder un 9,7% en Bolsa a Bankinter.

El Santander y su potencial

En el caso concreto del Santander se da la circunstancia, además, de que el 15% de su beneficio total (con cifras del primer semestre de 2019) proceden de su actividad en el Reino Unido. El proceso de un Brexit duro (sin acuerdo con el resto de la UE) hace vaticinar ya a algunos expertos un cambio a la par de la libra esterlina con el euro, lo cual mermaría el resultado a sumar por las cuentas del Santander UK. Y en agosto, para que el mes fuera completo, se ha sumado el aviso de una posible suspensión de pagos del Estado argentino.

Es cierto que la actividad en Argentina del Santander apenas acumula el 1% de los créditos totales y el 2% del beneficio consolidado del grupo. Nada grave, pues, pero, como dicen los clásicos, el miedo es libre y el reajuste de carteras de inversión le ha sumado al banco español un lastre extra el Bolsa.

Sin embargo, para ver lo atípico que ha sido agosto, el Santander, a pesar de la caída mensual (la mayor del Ibex), es el banco que menos pérdida de valor bursátil acumula en 2019 (un 13,5%). Sus competidores han registrado caídas entre el 1 de enero y el 30 de agosto del 19,92% en el caso de BBVA, del 22,20% del Sabadell, el 24,10% de Bankinter y el 34,13% y 34,74% de Bankia y CaixaBank, respectivamente.

Artículos relacionados