LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa recupera los 8.800 puntos

La me­jora de la con­fianza en Europa y Estados Unidos, el acuerdo de Gobierno en Italia y la mayor pre­dis­po­si­ción de China y Estados Unidos para re­tomar las ne­go­cia­ciones en ma­teria co­mer­cial han pro­pi­ciado una mejor cara de los mer­cados fi­nan­cieros in­ter­na­cio­nales en la recta final del mes.

Los inversores han podido dejar aparcado de este modo la preocupación por un Brexit duro, algo que ya empieza a estar descontado, y las dudas surgidas con la inesperada caída de los datos de confianza de la Universidad de Michigan.

El índice Ibex 35, pese a ser el peor entre los principales indicadores europeos, ha rebotado un 1,9 por ciento en el global de las cinco últimas sesiones para recuperar con cierta holgura la referencia de los 8.800 puntos. El selectivo ha logrado así reducir así las pérdidas en este turbulento mes de agosto por debajo del 2 por ciento. Con todo, este indicador se mantiene aún queda lejos de la cota sicológica de los 9.000 puntos que marca la frontera de la recuperación.

Todo queda ahora pendiente de las reuniones del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal en este mes de septiembre. Los operadores en que ambas entidades adopten nuevas medidas de estímulo para dinamizar sus respectivas economías. Eso reduciría también los temores de recesión que tanto han lastrado a las bolsas en agosto.

La segunda revisión del PIB de Estados Unidos ha mostrado una desaceleración del 2,1% de la anterior estimación al 2 por ciento debido sobre todo a la debilidad de las exportaciones, poniendo una vez más en evidencia los efectos perniciosos de la guerra comercial.

Aunque el horizonte financiero sigue turbio, lo cierto es que los grandes nubarrones políticos se van despejando poco a poco, dando margen para que el dinero vuelva a tomar posiciones en la renta variable. En este contexto, pierden fuelle las predicciones de los operadores más agoreros de que el Ibex 35 podría caer hasta los 8.200 puntos, aunque todavía es pronto para enterrar esta tesis.

Una de las mayores dudas recogidas en los últimos días ha sido el repunte de las tensiones inflacionistas en Europa. El agregado monetario M3, dinero en manos del público en la zona euro, se ha disparado en julio hasta el 5,2 por ciento. Muy por encima del 4,7 por ciento previsto por el consenso del mercado y del 4,5 por ciento del dato anterior.

Eso refleja un importante incremento de la presión sobre los precios, lo cual podría comprometer las intenciones del Banco Central Europeo de seguir tomando medidas de estímulo para dinamizar la economía, lo que añadiría leña al fuego a la inestabilidad.

Calendario semanal de Bolsa

La mejor cara de los mercados financieros en la recta final de agosto a la espera de noticias sobre los planes de China y Estados Unidos para retomar la ronda de contactos en materia comercial da paso a un mayor optimismo de cara a septiembre.

Todo dependerá de los datos de actividad de actividad PMI que se darán a conocer en medio mundo entre el lunes y el miércoles y que marcarán en buena medida el desarrollo de los mercados financieros internacionales en los próximos días.

Eso sin contar la expectación generada por las reuniones del Banco Central Europeo y la Reserva Federal previstas para mediados y finales de septiembre, lo cual podría acentuar la cautela, dando lugar a una semana de trámite.

En cualquier caso, los inversores deberán estar muy pendientes además a otros indicadores también importantes que pueden alterar el pulso de los mercados.

El martes destacarán los datos de precios de producción industrial en la zona euro y los gastos de construcción en Estados Unidos. Un día después se darán a conocer las ventas minoristas en la zona euro, así como la balanza comercial en EEUU y el libro beige, informe de coyuntura de la economía norteamericana, que cobra especial interés tras la revisión a la baja del PIB en el segundo trimestre.

El jueves la atención se centrará en los pedidos industriales de Alemania después de que la economía alemana se haya situado al borde de la recesión. Este día de darán a conocer una importante batería de indicadores en EEUU entre los que destacan la productividad, los pedidos de bienes duraderos y la encuesta de empleo ADP.

El último día de la semana, el viernes, las miradas se centrarán en la producción industrial de Alemania, el PIB de la zona euro y, sobre todo, en el informe de empleo de Estados Unidos cuya fortaleza sigue siendo clave en las reticencias de la Reserva Federal a la hora de bajar tipos.

Artículos relacionados