El mer­cado se ha acos­tum­brado a la ba­talla dia­léc­tica entre par­tidos y va a su ritmo

La bolsa descuenta las nuevas elecciones y aplaza las tensiones hasta noviembre

Socimis y bancos se re­lajan tí­mi­da­mente por el arrin­co­na­miento de Podemos

Socimis en Bolsa.
Socimis en Bolsa.

Se re­pite la his­to­ria. Si a fi­nales de julio la bolsa re­cibió con un pa­so­tismo ab­so­luto la no in­ves­ti­dura de Pedro Sánchez en se­gunda vo­ta­ción, este 18 de sep­tiembre los in­ver­sores han vuelto a mirar hacia otro lado tras re­cibir la no­ticia más es­pe­rada: habrá re­pe­ti­ción elec­to­ral.

Los expertos están de acuerdo en que el impacto será mínimo hasta la antesala de las próximas elecciones de noviembre. Hay demasiados factores que hoy mandan mucho más.

En los dos casos, el Ibex recibió la noticia algo por encima de los 9.000 puntos. Entre ambos momentos, la bolsa española ha vivido completamente ajena al ruido de sables permanente en la arena política. Y en las últimas semanas ya había descontado que la repetición de los comicios estaba cantada. Pedro Sánchez había dado pistas más que suficientes de que su estrategia pasaba por volver a hacer pasar a los españoles por las urnas.

"El impacto ha sido mínimo, testimonial. Hay que tener en cuenta que el Ibex 35 lo está haciendo claramente peor que los otros grandes índices de Europa en 2019. Apenas sube un 5%, tres veces menos que el Euro Stoxx 50 o el CAC 40 francés. Y unas cuatro veces menos respecto a la subida del alrededor del 20% del MIB italiana. En este diferencia ya está incluida la incertidumbre política que el país arrastra desde hace mucho", señalan fuentes bursátiles.

En cualquier caso, falta de impacto no es igual a despreocupación. Los gestores tienen claro que es un grave poblema para España la ausencia de un Gobierno en un momento de clara desaceleración económica. Un frenazo en casi todos los frentes que ya se traslada al consumo de los hogares con una estancamiento del 0,02% entre abril y junio sin precedentes en los últimos tiempos. Mientras, el país continúa paralizado políticamente. El año 2019 está perdido.

"La bolsa ya ha cotizado durante el todos los elementos negativos posibles desde el ámbito político. Ahora ya no hay mucho más material malo que valorar hasta que se acerquen las elecciones. Sí se puede predecir que los volúmenes seguirán bajos y que la bolsa española seguirá infravalorada, pero eso no es nada nuevo. Y a eso hay que añadir el 'Brexit' y la guerra comercial. El horno está para muy poquitos bollos" señalan en una gran gestora nacional.

A la espera de acontecimientos, algo sí ha cambiado. En julio, tras la no investidura de Sánchez, el mercado daba por hecho que un acuerdo entre Podemos y PSOE a la vuelta del verano era prácticamente seguro. Ahora no está tan claro, y la vieja apuesta de inversores y gestores por un acuerdo en Sánchez y Podemos gana enteros. Pocos, de momento, como corresponde al momento. Faltan varias semanas para las elecciones y todos los escenarios son posibles.

Por si acaso, los inversores dieron ayer unas pocas pistas. Subieron en bolsa con cierta alegría (desde luego mucho más que la media) Colonial y Properties, las grandes representantes de las socimi española. Es decir, del sector que Podemos tenían entre ceja y ceja por su marco fiscal ventajoso. Y los bancos recuperaron cierta tranquilidad tras los sopapos bursátiles de los dos días anteriores con Bankia (a quien Podemos siempre ha insistido en nacionalizar totalmente) a la cabeza. Pequeños movimientos para recibir una repetición electoral que es cualquier cosa menos inesperada.

Artículos relacionados