La unión de Sabadell y Bankia no su­pe­raría por ca­pi­ta­li­za­ción a CaixaBank

Las fusiones bancarias se postergan más que una investidura de Pedro Sánchez

La va­lo­ra­ción de hi­po­tecas con IRPH o mul­ti­di­visas dis­para tam­bién las re­ti­cen­cias

Banco Sabadell
Banco Sabadell

Los bancos es­pañoles han hecho hasta el mo­mento oídos sordos a las pe­ti­ciones de más fu­siones por parte de los su­per­vi­sores ante la baja ren­ta­bi­lidad y la mala com­pa­ra­tiva con en­ti­dades eu­ro­peas por una menor sol­ven­cia. El casi ge­ne­ra­li­zado cas­tigo bur­sátil a los bancos co­ti­zados in­vita bien poco a cual­quier ope­ra­ción cor­po­ra­tiva, ya que la suma de al­gunos gru­pos, como Sabadell y Bankia, sería in­su­fi­ciente para es­calar po­si­ciones por ca­pi­ta­li­za­ción. A todo ello se suma el po­ten­cial coste ante li­ti­gios por hi­po­tecas con IRPH o mul­ti­di­vi­sas.

Esperar y ver. Este parece ser el lema que se extiende entre los bancos españoles antes de aventurarse en potenciales fusiones tan reclamadas tanto por el Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de España. Una mayor concentración se considera necesaria por los bajos tipos de interés, la baja rentabilidad (ROE) de las entidades y la mala comparativa en cuanto a capital o solvencia con otros competidores europeos.

El continuado castigo bursátil a los bancos españoles cotizados aleja cualquier posible acercamiento entre las entidades, ante la baja capitalización que asumen en la actualidad. Por ejemplo, la potencial fusión de Sabadell y Bankia, que ya se ha barajado al menos por José Oliu (el presidente de la entidad con sede ahora en Alicante) durante este año, no supondría un cambio alguno entre los primeros tres grupos bancarios.

CaixaBank, que también asume un duro castigo bursátil del 24% desde primeros de año, se mantendría como el tercer banco cotizado por capitalización, con cerca de 14.000 millones de euros. La fusión de Bankia y Sabadell tan sólo sumaría un grupo con una capitalización en torno a los 10.000 millones de euros. Estas dos entidades ya se sitúan por debajo de Bankinter por capitalización, aunque por su dimensión sea menor.

Unicaja y Liberbank, las dos entidades que a comienzos de año estaban en plenas negociaciones para una fusión al final fallida, son las que mayor castigo bursátil encajan a lo largo del ejercicio. La entidad con sede en Málaga se deja un 36,32%, hasta una capitalización de 1.138 millones de euros. El grupo gestionado por Manuel Menéndez pierde más de un 32% hasta un valor en Bolsa inferior a los 900 millones de euros.

Más dudas

Al margen del valor en Bolsa de cada uno de los bancos, el panorama al que se enfrentan los bancos españoles es más que complejo ante distintos litigios por algunos productos comercializados. La hipotecas con IRPH y la resolución final de la justicia europea es el más inminente.

La mayoría de los bancos guardan con el mayor sigilo el impacto que podría tener la devolución, y con carácter retroactivo, de esos préstamos hipotecarios a los clientes que hubieran contratado esos productos. Las estimaciones iniciales apuntan a un millón de ese tipo de hipotecas en conjunto y con un coste muy dispar.

La necesidad de nuevas fusiones, según los criterios de los supervisores, choca también de manera frontal con la tendencia de la mayoría de los bancos de reducir su dimensión, con ajustes de plantillas y de redes ante los nuevos hábitos más digitales de sus clientes.

La mayoría de los directivos de la banca española asumen que es posible asistir a una nueva ronda de consolidación del sector, pero en esta ocasión más bajo unos criterios "de encaje industrial" que por la urgencia de algunas entidades en serias dificultades de debilidad, como fueron la realizadas durante los últimos años en plana crisis bancaria y económica.

La incertidumbre sobre la creación de un Gobierno central estable también lastra cualquier movimiento corporativo en el sector bancario. Bankia está controlada con más de un 60% de su capital por el Estado, tras su rescate bancario, y su privatización aún podría suponer algún movimiento corporativo para algún competidor.

Artículos relacionados