BOLSA

Prim acusa el bloqueo político

La ten­sión de te­so­rería por parte de las co­mu­ni­dades au­tó­nomas a raíz del blo­queo po­lí­tico para la for­ma­ción de Gobierno cen­tral está dis­pa­rando sus tasas de mo­ro­sidad a ritmos cer­canos al 10% en los úl­timos me­ses. El pe­riodo de pago pre­visto de las fac­turas ha subido hasta cerca de los 45 días en el mes de ju­lio, su nivel más alto en lo que va de año.

Este sería el llamado Periodo Medio de Pago (PMP), que engloba las operaciones pagadas y las pendientes, pero hay fuertes diferencias entre los 13 de Galicia o los más de 50 de Valencia y Murcia o los 46 días que Cataluña tarda en pagar sus facturas, cuando el plazo legal teórico establecido para las administraciones en la Ley de Morosidad es de un máximo de 30 días. Eso ha provocado un repunte de la deuda comercial de las autonomías del 0,3% del PIB al 0,4%. Un repunte que está trayendo por la calle de la amargura a las empresas proveedoras.

Una de las cotizadas españolas más afectada por esta situación es Prim. El grupo de ortopedia y suministros médicos es uno de los principales proveedores de la administración regional y el retraso o impago de las facturas tiene un efecto negativo en su cuenta de resultados, pese a la diversificación de riesgos y su sólida posición económica.

El beneficio del grupo al cierre del primer semestre se situó en 5,4 millones de euros, un, 21,1% por debajo de igual período de un año antes. Sin tener en cuenta partidas no recurrentes o el cambio de normativa contable sus ganancias se habrían elevado a 7,3 millones de euros, un 14,5% más.

En estas condiciones el retorno anual de Prim en Bolsa apenas alcanza el 8% y eso que venía de muy abajo después de los importantes ajustes del mercado en la recta final del pasado ejercicio que le llevó a perder la referencia de los 10 euros por acción. En la actualidad, el valor está luchando por no perder de vista la cota de los 11 euros, aunque la tendencia bajista marcada desde el mes de julio no invita demasiado al optimismo.

Si no consigue rebotar en breve y pierde sus niveles de soporte sobre los 10,5 euros no sería raro ver su cotización de nuevo cerca de los mínimos del año pasado.

Artículos relacionados