La eléc­trica lusa EdP es­pera sendas ofertas por 1,7 GW de ca­pa­cidad hi­dráu­lica

Iberdrola parte de favorito en la puja por seis embalses en la cuenca portuguesa del Duero

El mer­cado luso es una pieza clave en las apuestas es­tra­té­gicas de Ignacio Galán

Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola
Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola

Electricidade de Portugal (EdP) tiene a Iberdrola como can­di­dato fa­vo­rito para la compra de las seis cen­trales hi­dráu­licas si­tuadas en la cuenca lusa del Duero, con una po­tencia ins­ta­lada de 1,7 GW. De ha­cerse reali­dad, la ad­ju­di­ca­ción su­pon­dría que la eléc­trica pre­si­dida por Ignacio Galán sigue muy em­peñada en in­cre­mentar su mer­cado en Portugal, ya que además de la gran apuesta hi­dráu­lica, la eléc­trica es­pañola fue una de las ven­ce­doras de la re­ciente e in­no­va­dora subasta solar lusa.

De lo que no cabe duda, en todo caso, para final de mes, que es el plazo máximo previsto, EdP tendrá sobre la mesa media docena de ofertas vinculantes. Y todas ellas vendrán del exterior. Por aquello de la cercanía geográfica y cultural, y más aun teniendo en cuenta las sinergias potenciales existentes entre ambos mercados de la Península Ibérica, nadie descarta que de España lleguen dos ofertas. Aparte de Iberdrola, Endesa también estaría muy interesada, pero quizás no tanto, según apuntan medios lusos..

También Francia

Pero lo que se rumorea en el sector es que la amenaza más importante para las aspiraciones de Iberdrola no vendrá de España, sino de Francia, puesto que una de las ofertas vinculantes será presentada por la eléctrica francesa Engie, que es ahora un aliado estratégico de EdP. Ambos tienen firmada desde hace poco una “alianza global exclusiva”, centrado en proyectos en construcción y en desarrollo de energía eólica marina que suman 5,5 GW de capacidad.

La inversión a partes iguales prevista por ambas eléctricas para los próximos seis años asciende a unos 5.000 millones de euros, con que para 2025, ya con una capacidad prevista de entre 5 y 7 GW en construcción y entre otros 5 y 10 GW en desarrollo, la nueva dupla EdP-Engie entraría en el selecto club del “top 5” mundial de la generación eólica “off shore”, al lado de Iberdrola, Siemens Gamesa, Senvion y Doosan .

Engie, sin interés estratégico

Pero pese a la alianza con EdP, está claro que Engie no tiene el mismo interés estratégico que Iberdrola en hacerse con los embalses que la eléctrica lusa puso en venta. Y lo mismo pasa con los otros miembros de la “short list” elaborada por EdP y cuyas ofertas vinculantes también deberán llegar a Lisboa hasta final del mes: la noruega Statkraft, la austriaca Verbund y la australiana Macquarie, prácticamente aun sin referencias en el mercado eléctrico portugués.

La explicación oficial es que tanto la eléctrica nacional como las autoridades lusas apuestan en facilitar la llegada de nuevos operadores internacionales de reconocido prestigio, aunque sin apenas experiencia en Portugal. Para ello, EdP ofrece la posibilidad de firmar contratos a largo plazo, tanto para la adquisición a precios de mercado de la energía hidráulica producida, como para las tareas de manutención de los embalses en venta.

Pero, lo más probable, es que solo una eventual gran oferta de Endesa podría frenar los planes de expansión de Iberdrola en Portugal, donde ya desarrolla una gran apuesta, con el llamado “Proyecto del Alto Tamega”: la inversión de 1.500 millones en la construcción de tres embalses situados en el norte del país, y que para cuando estén operativos representarán 1.200 MW de capacidad anual instalada de 1.800 GW/hora – un 4% del consumo eléctrico nacional.

Apuesta con sentido

Dicha apuesta tiene todo sentido, al encuadrase en la estrategia de expansión ibérica de Iberdrola: aquellas regiones del norte y del centro de la Península, con fuerte implantación en ambos lados de la frontera luso-española, teniendo como punta de mira el desarrollo y la explotación de todo tipo de sinergias. La idea latente, así, es que Iberdrola podrá llegar a alimentar la ambición de actuar en España en Portugal como uno de los líderes del sector.

Así, al mismo tiempo que desarrolla el proyecto hidráulico del Alto Tamega y intenta hacerse con aquellos embalses que ya no entran en la estrategia lusa de EdP, cuyo líder António Mexia mantiene buenas relaciones con Ignacio Galán, lo que también hizo Iberdrola en Portugal, fue ocupar la primera línea en la innovadora subasta de 1.400 MW solares, que por su modelo y en términos de precio, principalmente, pasó a ser una referencia mundial en el sector.

Sencillamente, con 64 participantes (pero solo 13 tuvieran éxito), Iberdrola fue el que obtuvo el mayor número de licencias, siete al total, pero en términos de potencia solo tendrá 149 MW, frente a los 370 MW atribuidos al grupo francés Akuo con solo tres licencias, los 168 MW del británico Aura Power (dos licencias). Ya con la subasta cerrada, EdP que competía por 11 licencias, acabó haciéndose solo con una, de 168 MW – la única que había quedado desierta.

Lo que hizo Lisboa, con la subasta, fue dejar dos posibilidades a los participantes: presentar la mejor oferta descendiente de precio garantido por cada MWhora, teniendo como referencia un máximo de 45 euros (7 euros por debajo del precio de mercado mayorista); durante 15 años vender la producción a precio de mercado, pero reservando al sector (red de distribución principalmente) una parte relativamente importante de los beneficios de la operación.

Iberdrola, que optó por el segundo modelo, fue el grupo que puso sobre la mesa el precio más elevado, 26,75 euros por MWh, unos 5 euros más que la media de la subasta en régimen de mercado, mientras que, en el modelo del precio garantizado durante los próximos 15 años, el más alto no superó los 31,16 euros; la oferta media quedó en unos históricos 20,33 euros; y lo más espectacular, Akuo puso el precio más bajo, de 14,76 euros, por una licencia de 150 MW.

Llama mucho la atención que el conjunto de las ofertas españolas vencedoras suman unos 400 MW, repartidos entre Iberdrola, Sea Master, Prodigy Orbit, Prosolia y Enterland. Aun así, las ofertas francesas sacaran la mayor tajada: además de los 370 MW atribuidos a Akua, otros 100 MW quedaran para Generg, de origen luso pero adquirido por Total. El capital español ya tenía una presencia clave en el sector, con Acciona, que explota la central de Amaraleja (46WM). Con sus subastas de energía solar (la próxima prevista para Enero 2020, será de 700MW), Lisboa persigue un objetivo muy ambicioso: quiere que para el 2030, las energías renovables cubran ya un 80% del consumo eléctrico nacional, frente a los actuales 55%. La aportación de la energía fotovoltaica prevista para entonces, deberá alcanzar el 27%, con que habrá que multiplicar por diez la capacidad instalada actual de 600 MW. Por lo tanto, ante las fuertes apuestas realizadas con la energía hidráulica y la solar (Portugal igual que España tiene una de las mejores tasas de exposición solar de Europa pero todavía mal exploradas), y sumando alguna ambición eólica (tres operaciones que suman menos de 100 MW), es comprensible que Ignacio Galán quiera poner a la Península Ibérica como referencia en relación con la fase actual de “transición hasta una Europa descarbonizada”.

De lo que no cabe duda, es que con la estrategia seguida los últimos años y que tendrá aun mayor peso en los próximos, Iberdrola es un actor de referencia en el país vecino: en menos de dos décadas (llegó en 2002), y pese al monopolio inicial de EdP, se hizo con una tercera parte del segmento clave de los grandes consumidores; entre electricidad y gas suma 300.000 clientes; y con un “share” del 17,4% en volumen de consumo, solo es superada por EdP.

Artículos relacionados