El BCE abre la puerta a nuevos mí­nimos a los tipos a los que sector emite CoCos

La banca seguirá aliviando sus penas en bolsa financiándose con deuda muy barata

Las en­ti­dades es­pañolas tienen el ca­mino des­pe­jado para nuevas grandes emi­siones

Banca
Banca

Los bancos es­pañoles han ce­rrado con buena nota el examen de una se­mana, la se­gunda de sep­tiem­bre, en la que se en­fren­tabas a grandes ame­na­zas. Pero ni la sangre ha lle­gado al río de la mano del ago­bado ge­neral del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el IRPH ni tam­poco la reunión del Banco Central Europeo (BCE) ha sem­brado el pá­nico entre los in­ver­so­res. Que subiera el tipo de la fa­ci­lidad de de­pó­sito al -0.5% es­taba más que des­con­tado.

No lo estaba tanto la consagración de toda una era de tipos bajos y estímulos interminables (20.000 millones de euros al mes), pero una medidas algo por debajo de las previsiones más pesimistas ha sido más que suficientes para reactivar desde mínimos del año (históricos en el caso de los españoles Sabadell y Bankia) las cotizaciones de un sector que ha visto con buenos ojos los planes de compensación del BCE en forma de escalonamiento de la tasa de depósito.

Vaso medio lleno

Del mal, el menos. Mejor ver el vaso medio lleno aunque por delante vengan al menos tres años de tipos ultrabajos o quizá más aún. Para la banca se adivina un camino lleno de obstáculos que le va a obligar a dar una vuelta de tuerca a su modelo de negocio para volver a seducir a los grandes fondos... para volver a comprar en Bolsa. Porque los mercados de deuda, que ya estaban abiertos de par en par para el sector, seguirán siendo una gran fuentes de financiación barata.

Al margen del repunte puntual que han experimentado los precios de los bonos desde mínimos históricos (-0,75% en el caso de los alemanes a 10 años y desde el 0% en el de los españoles) antes y después de la reunión del BCE, los expertos están de acuerdo en que la gran era de los tipos bajos va a dar la oportunidad a los bancos europeos de seguir financiándose a precios sin precedentes para aumentar sus colchones de liquidez.

"Quien se va a resitir a rentabilidades entre el 3% y el 4% en instrumentos como los bonos contingentes convertibles (CoCos, el producto con capacidad de absorber pérdidas de más riesgo que exigen las autoridades europeas), mientras cientos de emisiones cotizan con rentabilidades negativas. La banca tiene una oportunidad de oro. Todo lo que le niegan los inversores en Bolsa se lo dan en el mercado de deuda, donde están dispuestos a quitarles el papel de las manos", señalan un reputado analista del sector.

Mercados estables

Los inversores creen que cuando los mercados se estabilicen tras los anuncios de Mario Draghi se pueden ven nuevos mínimos en los tipos de estas emisiones. Este mes, Rabobank ha emitido bonos a un tipo mínimo sin precedentes del 3,25%. Otros, como el español BBVA, no ha conseguido bajar tanto el listón en su última colocación de Cocos. Colocó a finales de agosto 1.000 millones de dólares con un cupón del 6,5% equivalente a un 4% en euros.

Otras entidades podrían seguir su camino en lo que queda de 2019 para fortalecer sus colchones anticrisis. En conjunto, la banca española suma unos 70.000 millones de euros en emisiones que agrupan los bonos contingentes convertibles (CoCos), la deuda subordinada y la deuda sénior no preferente. Por lo tanto, están bien posicionada de cara a posibles situaciones límite con Banco Santander a la cabeza.

Artículos relacionados