La com­pañía ba­raja vender ac­tivos en Brasil tras la nueva ley de te­le­co­mu­ni­ca­ciones

Telefónica golpea de nuevo a Vodafone y Orange al eliminar la permanencia

Álvarez-Pallete pre­para nuevas ini­cia­tivas para re­lanzar la ac­ción y los re­sul­tados de la te­leco

José María Álvarez Pallete, pte. de Telefónica
José María Álvarez Pallete, pte. de Telefónica

Telefónica ha vuelto a gol­pear a sus má­ximos ri­vales Vodafone y Orange al eli­minar los com­pro­misos de per­ma­nencia en Movistar Fusión, tanto para los nuevos clientes como los exis­ten­tes. En pleno lan­za­miento de su nueva es­tra­tegia para in­tentar subir la ac­ción, la ope­ra­dora busca ini­cia­tivas que per­mitan man­tener la dis­tancia sobre sus com­pe­ti­do­res. Gracias a estos golpes de efecto, el valor de la te­leco sigue en pro­gre­sión, tras ce­rrar a 6,79 euros y co­mienza a rozar los 7 eu­ros.

“Movistar, una vez más cambia las reglas del juego y da el primer paso para que sus clientes elijan a Movistar de una forma libre, sin sentirse ni estar atrapados por permanencias que obligan a seguir con un operador, si lo que desean es cambiar a otro”, ha destacado Emilio Gayo, presidente de Telefónica España.

La compañía que preside José María Álvarez-Pallete ha tomado una serie de iniciativas tras el consejo de administración del pasado día 10 con la idea de convencer a los inversores y que la acción suba en Bolsa tras un mes de agosto aciago para la cotización.

Golpe de efecto

La eliminación de permanencia no es una medida para fortalecer las cuentas, pero sí es un golpe de efecto que se une al resto de iniciativas que el equipo directivo ha comenzado a tomar. “Este anuncio, junto con el de monetización de emplazamientos móviles, se enmarcan dentro de la estrategia definida por la compañía como una de las diferentes iniciativas que se están poniendo en marcha y sobre las que se seguirá trabajando en los próximos meses con determinación para lograr los mejores resultados”, dijo la empresa en un comunicado tras el consejo del pasado día 10.

Telefónica destinará 1.600 millones de euros para afrontar un plan de bajas voluntarias para los empleados que mayores de 53 años de Telefónica España. Su último plan llevado a cabo entre 2015 y 2018, significó la salida de otros 6.500 trabajadores con unos gastos que ascendieron a 3.750 millones de euros. La compañía cuenta con unos 25.000 empleos en España y quiere reducir la plantilla a unos 20.000 en 2022.

La teleco ha calculado que el plan le generará unos ahorros de 220 millones de euros al año a partir de 2021. Aunque, el recorte no se notará en las cuentas hasta dentro de dos años, lo que Álvarez-Pallete y su equipo directivo están transmitiendo al mercado es que están reduciendo costes en la parte laboral y siguen recortando deuda. El endeudamiento se encuentra ya por debajo de los 40.000 euros y, tanto Álavrez-Pallete, como el consejero delegado, Ángel Vilá, tienen previsto dar otros pasos con vista a seguir recortando deuda. Además del recorte de plantilla, el consejo dio luz verde al equipo directivo para traspasar las 50.000 antenas móviles a su filial Telxius, con el fin de fortalecerla y darla más valor de cara a una futura venta.

El capital de Telxius está repartido entre Telefónica que mantiene la mayoría con poco más del 50%. El resto, está repartido entre el fondo KKR, que posee un 40% y Pontegadea, que tiene un 9,99%, sociedad matriz del Grupo Inditex controlada por Amancio Ortega.

Brasil abre la mano a la venta de activos

Más del 60% de los emplazamientos que Telefónica quiere traspasar a Telxius se encuentran ubicados en los cuatro principales mercados en los que la compañía opera (España, Reino Unido, Alemania y Brasil).

Precisamente, el Senado de Brasil acaba de abrir la mano a las compañías de telecos que operan en el país, caso de Telefónica Brasil, para la venta de activos. La nueva Ley de telecos reduce las fuertes restricciones que había para desinvertir. Aquellas compañías que quisieran monetizar sus activos utilizados para los servicios de voz de telefonía móvil eran considerados reversibles y no podían revenderlos a un tercero.

Con la nueva legislación, se reducen las cargas regulatorias y se abre la mano a que las compañías de telecomunicaciones puedan vender libremente sus activos. Brasil, es un país clave para Telefónica pues, más del 20% de sus ingresos proceden del país carioca pero, con las limitaciones que tenía, la operadora española estaba atada de pies y manos para realizar alianzas, venta de activos y posibles fusiones.

Con este cambio regulatorio, Telefónica podría vender, si lo desea, algunos de sus emplazamientos y redes que tiene, y destinar ese dinero a bajar su nivel de deuda. Además, la compañía queda con las manos libres para realizar otras operaciones.

Presión a Vodafone y Orange

Respecto a la eliminación de la permanencia en Movistar Fusión, la medida mete presión a Vodafone, Orange y MásMóvil, que tienen establecidas ataduras para los clientes que se benefician de tarifas especiales. Telefónica ha acabado con el compromiso de tres meses de permanencia para las nuevas instalaciones de fibra con productos Fusión desde el 30 de agosto pasado. Además, desde el 9 de septiembre se han eliminado los compromisos de tres meses para nuevas instalaciones de fibra en Fusión Bar.

En 2013, la operadora se desmarcó del resto con el final de la permanencia en sus tarifas móviles y, en 2015, suprimió también algunas permanencias de Movistar Fusión TV. Ahora, cierra el círculo y desaparecen por completo estos compromisos.

“Los clientes han de ser libres de elegir. Las compañías podemos desarrollar iniciativas de captación, pero en Telefónica pensamos que no debemos aprovecharnos para retener a los clientes, cuando estos desean tomar otro camino”, subrayó Gayo.

Artículos relacionados