La deuda de las em­presas chinas se dis­para hasta el 155% del PIB

Un mundo entrampado hasta las pestañas mira inmóvil para otro lado

Los bancos cen­trales han alen­tado el en­deu­da­miento con su po­lí­tica de tipos bajos

Estados Unidos y China
Estados Unidos y China

Vivir por en­cima de las po­si­bi­li­dades se ha con­ver­tido en una ca­rac­te­rís­tica de las so­cie­dades en todo el mundo. El Instituto de Finanzas Internacionales acaba de hacer pú­blicos unos datos que pro­ducen es­ca­lo­frío. El con­junto de los países del mundo debe, nada más y nada me­nos, que tres veces lo que pro­ducen sus eco­no­mías en un año, según el úl­timo in­forme tri­mes­tral di­fun­dido por este or­ga­nismo. Y ad­vierte que la po­lí­tica de tipos bajos se­guida por los grandes bancos cen­trales ha alen­tado el cre­ci­miento de la deuda mun­dial.

El mundo se ha entrampado hasta las cejas. Su deuda asciende hasta los 246 billones de dólares, lo que supone el 320% del PIB mundial. La teoría económica considera que el límite tolerable de endeudamiento debería situarse en el entorno del 100%, por lo que lo que deben las economías constituye una auténtica amenaza para el futuro. Este nivel de compromisos de pago en que han incurrido los países constituye uno de los principales riesgos de futuro para los economistas.

Las cifras publicadas sobre la economía española en la última semana arrojan una mejor situación. Pero no es una situación para lanzar cohetes. La deuda total en España alcanza el 230% del PIB, lo que suponen 2,8 billones de euros. Los compromisos de las empresas se elevan hasta el 74,4% del PIB y los de los hogares se elevan al 58,4%. Mientras tanto, el endeudamiento la de las administraciones públicas se ha disparado en los últimos diez años desde el 36% hasta el actual 98%.

Datos alarmantes

Los datos del Instituto de Finanzas Internacionales revelan que en el mundo, los hogares mantienen una deuda del 60% del PIB global, en tanto la de las empresas se encuentra en el 91% y la de los gobiernos es del 87%. Los datos revelan también que el endeudamiento de los bancos se sitúa en el 81% del PIB.

El Instituto de Finanzas Internacionales constituye un organismo supranacional formado como asociación de instituciones financieras. Un total de 38 bancos de países industrializados constituyeron la asociación en 1983, en respuesta a la crisis de la deuda que se produjo a comienzos de la década de los ochenta.

La apertura al exterior de la economía china ha llevado a este país a un disparado endeudamiento, que en el caso de sus empresas se ha cuadruplicado en los últimos veinte años, hasta situarse en el nivel del 155%. La utilización de la política monetaria para combatir la recesión por parte de los bancos centrales a base de una estrategia de tipos en mínimos ha constituido un acicate para incrementar las deudas.

Pero con unas tasas que triplican el listón prohibido del 100%, no sólo se dificulta la posibilidad de nuevos incrementos de endeudamiento. "Las deudas son difíciles de pagar sin desviar fondos de otros objetivos como inversión productiva, en el caso de las empresas o gasto público en el de los gobiernos", ha advertido Sonja Gibbss, directora ejecutiva del IIF para Iniciativas Políticas Globales.

Este desaforado endeudamiento cuenta, además, con un final predestinado: demasiada deuda generará hiperinflación y una ola de impagos de empresas y gobiernos estatales.

Artículos relacionados