Monitor de Latinoamérica

Santo Domingo trata de im­pulsar la lle­gada de IED tras su des­censo en 2018

República Dominicana: crecimiento y estabilidad, gancho para la inversión

Medidas para pro­teger el tu­rismo tras una serie de fa­lle­ci­mientos de vi­si­tantes

Danilo Medina, presidente de Dominicana
Danilo Medina, pte. de Dominicana

En medio de una in­quie­tante de­bi­lidad eco­nó­mica en la re­gión, República Dominicana des­taca por su fuerte cre­ci­miento, que acaba de elo­giar la Cepal, pero no todo es un ca­mino de ro­sas. La in­ver­sión ex­te­rior acusa una caída que se pro­duce, ade­más, en medio de ex­traños fa­lle­ci­mientos de vi­si­tantes que puede em­pañar el sector más po­de­roso de la eco­no­mía, el tu­rismo, en el que las em­presas es­pañolas del ramo cons­ti­tuyen un pilar clave.

El presidente, Danilo Medina, acaba de adoptar medidas para proteger el turismo y para promover la llegada de IED.

Según el reciente informe ‘La IED en América Latina y el Caribe 2019’ de la Cepal, Dominicana acusó una sensible caída del 29% en la llegada de capital extranjero en 2018, a 2.535 millones de dólares.

Un deterioro que preocupa en Santo Domingo y que se produce cuando la economía avanza a paso firme y se sitúa entre las de mayor crecimiento de la región, tanto en 2018, cuando la economía progresó un poderoso 7%, como en las previsiones para este año, en el que la propia Cepal prevé una expansión del PIB del 5,5% (que el FMI limita al 5,1%), la mayor del área y por encima del 4,9% que se otea para Panamá.

Además, el país, que cuenta con una de las leyes de inversión extranjera más abiertas del área, ha duplicado la renta per cápita y reducido paro e inflación a mínimos tras las reformas implementadas en los últimos 13 años, y los entes internacionales elogian su estabilidad fiscal y monetaria.

El presidente Medina creó la semana pasada un Comité Nacional de Seguridad Turística con el que se pretende prevenir, combatir y erradicar las amenazas contra una industria que es la principal fuente de divisas de un país que en 2018 recibió 7,5 millones de visitantes y que se ha visto afectada por la muerte de varios turistas en hoteles este 2019 en circunstancias extrañas.

El Comité tendrá como responsabilidad impulsar un clima de seguridad integral en el sector turístico (que genera 350.000 empleos) con “medidas de coordinación de los organismos de seguridad del Estado y del sector privado” en un país en el que el 54% de la inversión extranjera en los últimos cinco años ha ido al turismo, motor de la economía junto a las remesas de emigrantes y las zonas francas. El sector turístico cerró 2018 con cifras récord y un alza superior al 6%, y la meta es alcanzar 10 millones de visitantes en 2022.

El fallecimiento de al menos siete turistas estadounidenses en hoteles y resorts dominicanos que las autoridades atribuyen a causas naturales y del que los medios de EEUU se han hecho amplio eco, ha entrañado un descenso de los visitantes procedentes de ese país.

El banco central ha señalado que la disminución del flujo de turistas extranjeros, notablemente de estadounidenses, los más numerosos en Domnicana, se debe esencialmente “a la desafortunada campaña mediática sobre algunos eventos lamentables ocurridos a turistas procedentes de EEUU” en hoteles del país en la primera mitad de 2019”. El caso ha generado todo tipo de rumores y provocado una investigación del FBI.

Descenso de visitantes

Este descenso de visitantes en una industria fundamental ha generado alarma y ha motivado una cita extraordinaria del Consejo de la Cámara Americana de Comercio de la Dominicana, ante la que el presidente Medina ha mostrado su total disposición a apoyar y dinamizar el sector turístico como locomotora del desarrollo dominicano. Medina anunció que se promoverá en EEUU la ‘marca país’ y a Dominicana como destino de inversión y comercio. EEUU es el principal socio comercial, la nación que aporta mayor número de turistas y el origen del 75% de las remesas de emigrantes.

Por ahora, las hoteleras españolas, que copan el 65% de las 80.000 habitaciones de hotel no se han visto muy afectadas por la baja de turistas, pero existe cierta intranquilidad. Al menos tres de los turistas que enfermaron fallecieron en hoteles españoles.

Empresas españolas radicadas

En Dominicana están radicadas 18 hoteleras españolas: Meliá, Ríu, Barceló, Iberostar, Be Live (Globalia), Bahía Príncipe, NH, Paladium, Catalonia, H10, Fiesta, Piñero, BlueBay, Majestic, Sirenis, Occidental y Martinon. Y la presencia en el sector se completa con la aportación fundamental de Iberia y Air Europa. El sector hotelero español sigue apostando con fuerza por el país y a fines de 2018 BG Hotels iniciaba la construcción de su hotel Infiniti Punta Cana, con una inversión de 50 millones.

España es el cuarto inversor en Dominicana y el tercero en los últimos 20 años, con más de 4.000 millones de dólares. En el país están más de 200 empresas de capital español, entre ellas Santander, Acciona, Naturgy, Mapfre, Inypsa, Boluda, Eulen, TSK, Mango y Zara. La inversión española, prioritaria para Santo Domingo, no se limita al turismo, con ser éste pieza clave, y alcanza a sectores tan diversos como renovables, alimentación, transporte, consultoría y servicios financieros. Varias firmas españolas como Siemens-Gamesa, Elecnor, Inveravante o Sólida Energías Renovables han tomado posiciones en el sector renovable (eólico y solar sobre todo), cada vez más estratégico para la economía. Y la española Sym Naval presentó el pasado junio al presidente Medina un plan para invertir 40 millones de dólares en la construcción de un astillero en Azua, proyecto que generaría 600 empleos directos e indirectos.

Artículos relacionados