El con­sejo au­to­riza la venta de nuevos ac­tivos con el ob­je­tivo de re­ducir más la deuda

Telefónica se aprieta el cinturón para relanzar el valor de la acción en Bolsa

Reducirá plan­tilla en unos 3.000 tra­ba­ja­dores y tras­pa­sará las 50.000 to­rres mó­viles a la fi­lial Telxius

Álvarez-Pallete (Telefónica)
Álvarez-Pallete (Telefónica)

Telefónica ha lan­zado a los mer­cados un men­saje de re­duc­ción de costes para in­tentar re­lanzar su valor en Bolsa. El con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción ha apro­bado un plan de bajas vo­lun­ta­rias para ma­yores de 53 años, al que des­ti­nará 1.600 mi­llones de eu­ros, con un ahorro anual de 220 mi­llo­nes, a partir de 2021. Paralelamente, pondrá en valor sus 50.000 to­rres mó­vi­les, tras­pa­sán­dolas a su fi­lial Telxius, con el fin de ge­nerar unos 830 mi­llones en in­gresos y unos 360 mi­llones en OIBDA.

El plan de bajas voluntarias que deberá ser negociado ahora con los sindicatos ofrece prácticamente las mismas condiciones que el que se aprobó en 2015 y al que se acogieron unos 6.300 trabajadores, con un coste de 3.600 millones. El nuevo PSI para el que la compañía ha destinado 1.600 millones, ofrece el 68% del salario más la cobertura de todas las cotizaciones sociales hasta la edad de jubilación. La operadora estima que podrían apuntarse unos 3.000 trabajadores.

El objetivo de la teleco no es otro que animar a los inversores a que apoyen el valor, en unos momentos bastante delicados para la compañía, debido básicamente a las inquietudes que se ciernen, ante una posible salida desordenada del Reino Unido de la UE y los problemas que hay sobre Argentina.

La caída de la acción en agosto pasado llevó a los títulos a colocarse en uno de los niveles más bajos de 1977, aunque en los días de septiembre han comenzado a recuperarse. La acción ha pasado en las dos últimas semanas de estar por debajo de los seis euros a situarse cerca de los 6,70 euros.

Poner en valor la compañía

El nuevo Plan Social Individual, junto con el de monetización de emplazamientos móviles, se enmarca dentro de la estrategia definida por la compañía como “una de las diferentes iniciativas que se están poniendo en marcha y sobre las que se seguirá trabajando en los próximos meses con determinación para lograr los mejores resultados”, señaló la empresa al término del consejo de administración.

Su presidente, José María Álvarez-Pallete, decidió adelantar dos semanas la celebración del consejo, debido a los acontecimientos que se han sucedido desde que se celebrase la última reunión de julio pasado. Como señala la empresa, estas dos medidas forman parte de un conjunto de iniciativas que el equipo directivo irá tomando en los próximos meses. No se descarta que se siga con la política de venta de activos para adelgazar aún más la deuda.

Entre las operaciones que se barajan, estaría la venta de un nuevo paquete de Telxius, pero la matriz perdería el control de la filial. Telefónica vendió en su momento un 40% al fondo KKR y otro 9,99% a Pontegadea, la matriz del grupo Inditex, controlado por Amancio Ortega.

Aparte de ello, el propio presidente y el consejero delegado, Ángel Vilá, invirtieron 735.000 euros en la compra de acciones en plena caída del valor en Bolsa. Álvarez-Pallete destinó 598.000 euros y Vilá 137.000 euros. En esas fechas, las firmas de analistas Jefferis y Fidentis salieron también en defensa del valor, señalando que los precios a los que Telefónica cotizaba en Bolsa no reflejaban el perfil de negocio de la compañía y que “estaban demasiado baratas”.

Los analistas apoyan la acción

Las dos casas de análisis mantenían la recomendación de compra, pues consideraban que las cifras de los 5,98 euros a los que compró el presidente Alvarez-Pallete y los 5,96 euros a los que los adquirió Ángel Vilá, “no reflejan adecuadamente el perfil de riesgo y recompensa de la compañía”.

Fidentis relacionaba la caída de la acción a una “dramática reacción excesiva” al resultado de las elecciones en Argentina, a la grave situación del Brexit, a las dudas sobre el mercado alemán y al comportamiento del negocio en España, donde está habiendo una mayor competencia. En el negocio doméstico, el crecimiento de MásMóvil en el segmento del bajo coste está afectando a la teleco española.

Por su parte, Jefferis piensa que Telefónica tiene opciones para crear valor. En su informe, defiende una monetización de las torres de su filial Telxius, como ha decido hacer el consejo, y la oportunidad que sigue presentando una posible desinversión en la filial del Reino Unido O2.

El consejo de administración ha aprobado traspasar las 500.000 estaciones y antenas de telefonía móvil a su filial de infraestructuras Telxius para dotarlas de valor. En términos comparables de mercado, esta cartera podría generar, según la compañía, unos 830 millones de euros en ingresos y unos 360 millones en OIBDA, pudiendo requerir 25 millones en inversión. Más del 60% de estos emplazamientos están ubicados en los cuatro principales mercados donde opera la compañía (España, Reino Unido, Alemania y Brasil).

En cuanto a la deuda, Telefónica lleva nueve trimestres consecutivos reduciendo su deuda. A 30 de junio pasado, el endeudamiento se había recortado un 5,7% interanual y se situaba en 40.230 millones de euros. Si se incluyen las operaciones de venta de activos, el recorte adicional sería de unos 1.500 millones de euros y el nivel de deuda bajaría a 38.700 millones.

Artículos relacionados