La de­ci­sión no vin­cu­lante del Abogado General de la UE tiene un efecto muy li­mi­tado en bolsa

Los despachos especializados disparan su penúltima bala contra la banca con el IRPH

La AEB an­ti­cipa que los bancos acu­dirán a los tri­bu­nales es­pañoles para de­fender su po­si­ción

Abogados
Abogados

La es­pe­rada con­clu­sión no vin­cu­lante del Abogado General de la Unión Europea sobre la apli­ca­ción del ín­dice IRPH en un mi­llón de hi­po­tecas puede per­mitir que los bu­fetes es­pe­cia­li­zados en con­flictos con la banca abran un nuevo frente des­pués de los que ya se han di­ri­mido sobre las cláu­sulas suelo o las emi­siones de pre­fe­ren­tes.

El interrogante que ahora se abre es si las hipotecas a tipo fijo, comercializadas de manera compulsiva en los últimos tiempos, sean la nueva trinchera con el paso del tiempo.

La Asociación de Banca Española (AEB) ha reaccionado a la opinión del Abogado General del Tribunal de Justicia Europeo restando trascendencia a esta decisión. En primer lugar porque no es vinculante y en cualquier caso no pone en duda la legalidad y trasparencia del IRPH. Y, segundo lugar, porque deja abierta la puerta a que sean los tribunales españoles los que decidan en ultimo extremo (ver comunicado íntegro de la AEB al final de esta información)..

Despechos buitre

La litigiosidad contra la banca, y no sólo española, se ha convertido en terreno abonado para algunos despachos de abogados especializados. Las conclusiones iniciales del Abogado General de la Unión Europea sobre la poca transparencia de la hipotecas referenciadas al IRPH se convierte en el penúltimo frente para estos bufetes a la espera de la decisión firme del Tribunal Superior de Justicia de la UE.

La primera reacción a la esperada decisión del que sería en la Justicia española el Fiscal General Europeo ha sido de un inicial castigo a los principales bancos españoles que cotizan en el Ibex 35, aunque a la espera de las conclusiones finales de la Justicia europea, contraria a lo que ya determinó la española, los descensos han desaparecido.

Descontado o no el castigo por las cantidades que las entidades tuvieran que devolver, el hecho es que la horquilla sobre el impacto sobre sus cuentas es demasiado grande ya que iría desde unos 7.000 millones a los 44.000 millones de euros según distintas estimaciones.

La propia ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, ya ha lanzado un mensaje de prudencia al respecto ya que habrá que esperar a las conclusiones finales del TS europeo y a lo que luego diriman, en cada uno de los casos de los hipotecados que tienen este tipo de hipotecas (se calcula que en torno a un millón), los tribunales españoles sobre la falta de transparencia o no en la comercialización de dichos préstamos hipotecarios.

Los bancos ya analizaron, en su momento, caso por caso aquellas hipotecas que se habían vendido con cláusulas suelo o las conocidas como multidivisas, ya que algunos clientes tenían los conocimientos necesarios sobre lo que habían firmado a pesar de alegar ignorancia financiera ante los tribunales.

Problemas futuros

Una incógnita que se abre en el momento actual es si las hipotecas a tipo fijo, que se comercializan de manera casi compulsiva por la mayoría de los bancos españoles en los últimos tiempos, se convertirán en el nuevo frente judicial por parte de los despachos especializados ante el largo horizonte que se espera de tipos oficiales en negativo.

Las entidades se han volcado en estas hipotecas a tipo fijo ya que con ellas se garantizan cierta rentabilidad aunque los diferenciales que se aplican no sean muy elevados. Estos productos eran prácticamente residuales hace poco más de una década en la cartera de la banca española, a pesar de que entonces los tipos oficiales estaban en terreno positivo.

La duda surge ante los argumentos que algunos clientes puedan plantear a medio plazo, cuando lamenten el pago fijo por su préstamo hipotecario mientras que los hipotecados a un interés variable se benefician de un euribor en terreno negativo que abarata de manera muy significativa el pago de intereses.

La nueva Ley Hipotecaria, aprobada recientemente con bastante retraso en el tiempo, debería evitar un nuevo frente judicial a la banca, pero los despachos especializados en litigios contra los bancos tratarán de aprovechar cualquier resquicio legal para continuar con un negocio que en no todos los casos ha sido demasiado jugoso ni favorable para estos bufetes y sus clientes.

Artículos relacionados