Iberdrola Generación Nuclear redujo en un 81% sus pérdidas en 2018

Central nuclear de Almaraz
Central nuclear de Almaraz

Iberdrola Generación Nuclear (IGN), filial del grupo Iberdrola, registró unas pérdidas de 20,19 millones de euros en 2018, un 81,8% inferiores a los 'números rojos' de 110,87 millones registradas en el ejercicio precedente.

Las pérdidas cosechadas tanto en 2018 como en 2017 se deben, fundamentalmente, a que el descenso de los precios de mercado en dichos ejercicios ha hecho imposible absorber la carga fiscal que soporta la actividad de generación nuclear que realiza la sociedad, que se vio incrementada significativamente desde el ejercicio 2013 con la entrada en vigor de la Ley 15/2012 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.

En concreto, los tributos soportados por la sociedad en 2018 ascendieron a 474,87 millones de euros, lo que supone el 35% de la cifra de negocio y un 39% del margen bruto.

La compañía contabilizó pérdidas de explotación de 25,44 millones de euros en 2018, un 82,23% inferiores a las de 143,15 millones registradas un año antes, según la cuenta de resultados remitida al Registro Mercantil.

El importe neto de la cifra de negocios ascendió un 11,6%, hasta los 1.349,36 millones de euros.

La producción de la sociedad ascendió a 23.419 gigavatios/hora (GWh), un 1% superior a la realizada en 2017, consecuencia del menor número de paradas por recarga de combustible.

Las principales inversiones durante el ejercicio ascendieron a 95,65 millones de euros, de los que 47,79 millones se destinaron a recargas de combuistible de los distintos grupos según el calendario de paradas programadas. A I+D+i se destinaron más de 13 millones de euros.

El margen bruto ascendió a 1.210,77 millones de euros, un 13,6% superior a los 1.065,67 millones del ejercicio anterior. El margen bruto unitario fue de 51,7 euros por megavatio/hora (MWh), frente a los 45,9 MWh obtenidos en 2017 como consecuencia de los mayores precios de mercado registrados.

El ingreso unitario en 2018 fue de 57,6 euros por MWh, frente a los 52,1 euros por MWh de 2017. Los aprovisionamientos, que incluyen tanto el combustible nuclear como los peajes de generación, autoconsumo y distribución, suponen 5,9 euros/MWh sobre la producción realizada.

El gasto operativo neto ascendió a 289 millones de euros, superior en 2 millones al del ejercicio precedente, lo que supone 12,3 euros/MWh sobre la producción realizada e incluye tanto los gastos de personal propio como los servicios exteriores contratados para operar y mantener las plantas.

Según la compañía, el margen bruto correspondiente al ejercicio 2018 (1.210 millones) menos las partidas de amortizaciones (463 millones) y tributos (474 millones) es insuficiente para dar cobertura a los costes operativos y a los financieros.

Los gastos financieros netos ascendieron a 18 millones de euros, correspondientes a una deuda financiera de 776 millones.

No obstante, los administradores de IGN creen que se cumplirá el plan de negocio de la sociedad y que no es necesario realizar saneamiento alguno sobre sus activos al cierre del ejercicio 2018. No obstante, avisan de que el cumplimiento de dicho plan está sujeto a factores externos como la recuperación de la demanda, la explotación normalizada del sistema con un menor impacto de la producción del régimen especial e hidráulica que permita la recuperación del precio de la electricidad a futuro.

Artículos relacionados