La ma­yoría de los ana­listas le dan un po­ten­cial a sus tí­tulos su­pe­rior al 25%

La previsión de crecimiento del 20% invita a los inversores a desembarcar en Sacyr

La cons­truc­tora es­tima que su be­ne­ficio al­cance los 215 mi­llones de euros en 2020

Sacyr
Manuel Manrique, Sacyr.

Si hay una em­presa cuya evo­lu­ción se está tras­la­dando a los mer­cados esa es Sacyr. La cons­truc­tora que pre­side Manuel Manrique se aleja de in­cer­ti­dum­bres y com­pli­ca­cio­nes. Muestra de ello es la subida de más de un 30% que lleva acu­mu­lada en Bolsa desde co­mienzos de año. Aún así no ha­bría dicho todo lo que tiene por mos­trar. Las pro­yec­ciones de ana­listas an­ti­cipan subidas de doble dí­gito y el aba­ra­ta­miento que puede tener el valor atraería a un mayor vo­lumen de in­ver­so­res.

Alejada de tensiones derivadas del Brexit duro o de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la constructora española es una de las notables excepciones en las que los inversores se encuentran a gusto.

Sus fundamentales muestran un estado más saneado que nunca, tal y como se observan en los datos del consenso de mercado. Cerró 2018 con un beneficio neto de 150 millones de euros, desde los 131 millones de euros del año anterior. Una dinámica ascendente que quiere mantener para los próximos años y que con las apuestas e inversiones que está realizando parece que sí se puede seguir fraguando.

Algo que parece que logrará a tenor de los números previstos. Se espera que Sacyr genere un beneficio de 183 millones de euros en el presente ejercicio y de 214 millones de euros en 2020. Un incremento de un 20% sobre los niveles actuales. Dicho de otra manera, cifras que podrían alcanzarse por la estrategia que la firma que preside Manuel Manrique por las grandes concesiones por las que están pujando, principalmente, fuera de las fronteras españolas.

Abaratamiento del precio

Asimismo, este resultado neto proyectado iría de la mano de un abaratamiento del valor en los mercados por PER y por Precio/Valor contable, dos ratios que siguen muy de cerca inversores minoristas e institucionales. Se prevé que para 2020 sus acciones coticen a 6,10 veces su beneficio (desde las 8,19 veces de la actualidad); mientras que su precio/valor en libros (recursos propios) cotice a 0,89 veces. Muy por debajo de la media del sector de la construcción.

Asimismo, este resultado neto proyectado iría de la mano de un abaratamiento del valor en los mercados por PER y por Precio/Valor contable, dos ratios que siguen muy de cerca inversores minoristas e institucionales, tal y como describe José Luis Cárpatos, analista independiente. En este sentido, se prevé que para 2020 sus acciones coticen a 6,10 veces su beneficio (desde las 8,19 veces de la actualidad); mientras que su precio/valor en libros (recursos propios) cotice a 0,89 veces. Muy por debajo de la media del sector de la construcción.

El atractivo en bolsa

El 72,7% de las firmas de análisis aconseja comprar el valor y no tiene recomendaciones de venta. Y es que el mercado no valora en su totalidad el crecimiento potencial existente en el negocio de concesiones. Principalmente, este es el área en el que se ha concentrado hasta ahora la empresa y donde puede recoger buenos frutos durante los dos próximos años.

Tal es así que casas de análisis como Kepler Cheuvreux consideran que, debido a todos estos factores, los títulos de Sacyr pueden tener un recorrido en los mercados hasta los 3,70 euros, lo cual supone un potencial de más del 60% sobre los niveles a los que se mueve en estos momentos. Citi o Jefferies son otras de las entidades que han apostado por la compañía con rendimientos a futuro superiores al 25%.

Por tanto, para dentro de dos años habrá importante catalizadores. Entrarán en explotación las autopistas de Chile y Colombia, que son de gran tamaño. Así, a medida que entren más dividendos en la compañía podrá ir reduciendo la deuda con recurso, que hasta ahora ha sido una de las mayores debilidades de Sacyr.

También, otro de los grandes atractivos que están viendo los inversores en Sacyr es la rentabilidad por dividendo que ofrece. Más allá del comportamiento alcista que puede tener en la bolsa, habría que sumarle lo que los accionistas reciben de los beneficios del grupo. El año pasado el rendimiento por dividendo superó el 6%, mientras que en 2019 se espera que cierre sobre el 4,55% (en promedio).

Artículos relacionados