ENERGIA

El sector gas reclama a la CNMC una reformulación de su recorte

Denuncian que el or­ga­nismo re­gu­lador ha rea­li­zado "un diag­nós­tico in­co­rrecto"

Gas natural
Gas natural

La Asociación Española del Gas (Sedigás) ha pre­sen­tado sus ale­ga­ciones a la nueva re­gu­la­ción pro­puesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que plantea un fuerte re­corte en la re­tri­bu­ción a las ac­ti­vi­dades del sector ga­sista, y con­si­dera que el re­gu­lador ha hecho "un diag­nós­tico im­pre­ciso" del im­pacto real que ten­drán las cir­cu­lares en las em­pre­sas, por lo que con­si­dera ne­ce­saria su re­for­mu­la­ción.

En un comunicado, la patronal señala que en sus alegaciones pide un marco regulatorio "predecible y estable" que incentive las inversiones y la competitividad del sector gasista, y acusa a la CNMC de "falta de transparencia, tiempo y participación" en el proceso de elaboración de las circulares.

Así, estima que en sus borradores de circulares, que plantean una rebaja del 17,8% en la retribución de la distribución del gas y un recorte del 21,8% para la actividad de transporte de gas, el regulador ha tenido "un insuficiente nivel de análisis en la información y cálculos no reproducibles de las memorias" de los documentos.

A este respecto, subraya que la CNMC ha solicitado información a las empresas "posteriormente a la publicación de las circular" y que, asimismo, el propio Ministerio para la Transición Ecológica, en sus informes sobre las circulares, ha manifestado que carece de la información en detalle que le permita realizar una valoración económica de las modificaciones propuestas.

De esta manera, Sedigás, que considera que las pérdidas que han experimentado en Bolsa las empresas del sector durante las últimas semanas "dejan traslucir el carácter inesperado y radical que propone el borrador de la circular", afirma que la propuesta del regulador no recoge un análisis del impacto por empresas, "contraviniendo la metodología seguida habitualmente por la CNMC, que normalmente incluye esta buena práctica".

NO SUPONDRÁ A CORTO PLAZO UNA REBAJA EN LA FACTURA.

Además, estima que, a pesar de que uno de los principales objetivos del cambio regulatorio es beneficiar al consumidor final con un descenso en el precio, no supondrá una rebaja a corto plazo en la factura debido a que hasta que no se haya recuperado el déficit acumulado "no se pueden bajar los peajes del sistema".

A este respecto, cree que las rebajas en los peajes, que en el caso del gas natural suponen un 24% del precio total (3.000 millones de euros), podrían conseguirse a través de otras alternativas como la aceleración de las inversiones para fomentar el crecimiento eficiente que caracteriza el modelo actual, "evitando que la bajada de demanda y el encarecimiento del enganche de nuevos clientes producidos por esta revisión produzcan un incremento de las emisiones cuando alternativas más contaminantes desplacen al gas".

NO ALINEADO CON LAS ORIENTACIONES DE POLÍTICA ENERGÉTICA.

Asimismo, el sector gasista advierte en sus alegaciones que este nuevo plan retributivo "no está alineado" con las orientaciones de política energética ni con el cumplimiento de borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) diseñado por el Gobierno como 'hoja de ruta' a 2030.

A este respecto, recuerda que el propio gabinete dirigido por Teresa Ribera ya ha denunciado el incumplimiento de las orientaciones de política energética y la necesidad de convocar a la Comisión de Cooperación.

Así, considera que "no existe concordancia" entre el escenario que presentan las circulares de reducción del consumo de gas natural y el PNIEC, en el que se describe un comportamiento del gas natural que sostiene o aumenta su consumo en diversos sectores, como el industrial o transportes, entre otros, o el gas renovable como un aspecto clave, "que la propuesta retributiva no contempla".

En este caso del gas renovable, Sedigás advierte que la falta de previsibilidad en la metodología "puede ralentizar o encarecer" las inversiones que permitan su crecimiento en el sistema gasista.

MANTENER EL SISTEMA RETRIBUTIVO ACTUAL.

En el caso concreto de los distribuidores de gas, consideran que se debe mantener el sistema retributivo actual al estimar que el cambio propuesto "se basa en supuestos equívocos", ya que el análisis para aducir que existe una sobre retribución de la actividad de la distribución está basado en ratios económicos financieros "no adecuadamente aplicados, con una metodología que no es válida ni rigurosa para un modelo que retribuye actividad".

Asimismo, los transportistas creen que el cambio propuesto por la CNMC parte de "premisas incorrectas", ya que la rentabilidad actual es "razonable y el coste final del gas para el consumidor está alineado con el de los países de la Unión Europea".

Artículos relacionados