BOLSA

Mapfre, avance programado

El tira y afloja que se traen entre manos EEUU y China en su par­ti­cular disputa co­mer­cial ha roto por com­pleto en estos días la im­pe­cable ten­dencia al­cista de la ase­gu­ra­dora es­pañola Mapfre. El grupo había puesto rumbo con paso firme hacia sus má­ximos en 2,91 eu­ros, apro­ve­chando la me­joría del sector ase­gu­ra­dor, pero los fan­tasmas de una nueva re­ce­sión han in­te­rrum­pido estos avan­ces.

Los operadores, sin embargo, siguen viendo el vaso medio lleno. Consideran que los recientes ajustes del mercado han situado las acciones de Mapfre a un precio mucho más interesante para volver a entrar con perspectiva a medio y largo plazo con la esperanza de que la actual tormenta pase pronto.

Los resultados del primer semestre avalan este optimismo. El grupo asegurador obtuvo un beneficio de 375 millones de euros, un 2,9% menos debido a las menores plusvalías a la debilidad del negocio de Vida en Brasil. No obstante, los ingresos de Mapfre superaron los 15.000 millones de euros, un 6.8% superior al contabilizado a junio de 2018.

Cifras que permitieron a Standard and Poor´s ratificar a finales de julio el rating de la aseguradora tras mejorar su calificación en marzo del año pasado a BBB+ con perspectiva positiva. La agencia de medición de riesgos reafirma así su visto bueno a las medidas de reestructuración adoptadas por Mapfre para afrontar los bajos rendimientos en Europa, Estados Unidos y en ciertos países latinoamericanos.

La principal preocupación ahora en el mercado se centra en su capacidad para contener la sangría sufrida en las últimas sesiones en medio de una guerra comercial que amaga con provocar una recesión similar a la de Lehman Brothers en 2008. Con todo, los expertos técnicos confían en que pueda encontrar soporte en las inmediaciones de los 2,4 euros por acción.

Si se calma el mercado, los precios actuales son una auténtica ganga para volver a tomar posiciones en un valor que tiene entre ceja y ceja la reconquista de los máximos alcanzados hace un par de años. Para ello cuenta con unos magníficos fundamentales, un PER de menos de nueve veces y una rentabilidad por dividendo superior al 6%, apoyada en una actividad de negocio saneada y con ingresos recurrentes.

Artículos relacionados