Las ex­pec­ta­tivas se cen­tran en el sector ser­vi­cios que em­pu­jará estas tran­sac­ciones

Las fusiones, aliciente para que muchas empresas españolas salven el ejercicio

Las ope­ra­ciones de con­so­li­da­ción au­mentan un 48% en la Península Ibérica en el se­gundo tri­mestre

Empresas
Fusiones de empresas.

La ac­ti­vidad de las fu­siones en España se ha con­ver­tido en el mirlo blanco del ám­bito em­pre­sa­rial, ha­bida cuenta la in­cer­ti­dumbre que arrastre el pa­no­rama eu­ro­peo. La con­cen­tra­ción em­pre­sa­rial puede ge­nerar un mayor vo­lumen de ne­gocio en un en­torno en el que la des­ace­le­ra­ción pau­la­tina se da por des­con­tada hasta co­mienzos de 2020. En España, las ope­ra­ciones de con­so­li­da­ción crecen a un ritmo fre­né­tico y se es­pera que de aquí a final de año se man­tenga esa misma ten­den­cia.

Generalmente, estos procesos se conjugan como una fórmula de mantener la línea de crecimiento para muchas empresas. Es otra forma de crecer. Máxime, cuando estamos inmersos en un proceso de incertidumbre que muchos analistas consideran que puede ser el preludio de una futura recesión.

De ahí a que en España se estén formulando estos movimientos con mayor presteza. Y es que la Península Ibérica ha sido el mercado estrella en Europa en este tipo de operaciones, ya que ha registrado un aumento de transacciones superior al 48% con 123 operaciones en el segundo trimestre frente a las 83 del primer trimestre, según revela el último informe Global Acquirer Trends.

Con todo y con ello, cabe destacar que a pesar de que el volumen total de operaciones haya aumentado, las operaciones que involucraron a inversores extranjeros registraron un descenso; representando un 58,5% del total de las operaciones registradas en el segundo trimestre en dicha región, una tasa ligeramente inferior al 61,4% registrado en el primer trimestre.

Llama la atención como se está reestructurando el sector servicios español. Principalmente porque es el que está siendo más activo y del que se espera que mantenga esta tendencia. Hasta ahora ha realizado 47 operaciones frente a las 35 del primer trimestre, seguido por el sector Industrial (27 frente 15), y Consumo (44 frente a 18). Una dinámica que no está viendo ningún tipo de freno.

Un horizonte de mayor crecimiento

Pensando en el segundo tramo del ejercicio, las perspectivas siguen siendo sólidas para que “crezca esta actividad”, tal y como explican fuentes del mercado a este medio. Así, en España, la tasa de paro se ha reducido situándose en el 13,9% de la población activa, una cifra que sigue siendo elevada si se compara con la mayoría del resto de países. Esa tasa de desempleo del 13,9% comparada con el 26% registrado en España en 2013 supone una mejora muy significativa.

Aun así, prácticamente todos los bancos centrales están prometiendo reducciones en los ya de por sí bajos tipos de interés. De este modo, cabe destacar que a pesar de que el volumen total de operaciones haya aumentado, las operaciones que involucraron a inversores extranjeros registraron un descenso; suponiendo un 58,5% del total de las operaciones registradas en el segundo trimestre.

Eso sí, estas mismas fuentes creen que “no conviene dar por sentada la tranquilidad actual”. En estos momentos existen factores desafiantes que “podrían tener un impacto muy negativo en la economía mundial”.

En los últimos años, las amenazantes guerras comerciales y militares que han estado a punto de estallar podrían activarse repentinamente. Aunque el Brexit se haya anunciado hace tiempo, aún podría tener consecuencias impredecibles. Entornos de máximas tensiones pueden desencadenar una crisis. Asimismo, una climatología extrema también “podría provocar una crisis interrumpiendo cadenas de suministro o arruinar cosechas”.

En el supuesto de que nos encontremos ante un panorama más adverso, los bancos centrales ya han avisado que, con los actuales tipos de interés tan bajos, no podrían bajarlos aún más, algo que hicieron para hacer frente a la crisis originada en 2008.

En último lugar, los altos niveles de deuda pública limitarían sus opciones para estimular el consumo, por lo que una solución sería “un enfoque de concentración empresarial con fusiones y adquisiciones”, concluye el citado informe.

Artículos relacionados