BOLSA

CAF sigue ganando peso

El veto de Bruselas a las grandes fu­siones en la in­dus­tria fe­rro­via­ria, pese a la pér­dida de com­pe­ti­ti­vidad frente a los chi­nos, está sir­viendo de aci­cate a las pe­queñas em­presas del sec­tor. A la ca­beza de las más ac­tivas para re­forzar y au­mentar su área de in­fluencia se en­cuentra la gui­puz­coana CAF.

La cotizada española sigue engordando su cartera de pedidos con una acertada actividad comercial que le ha llevado a moverse en máximos históricos a pesar de las difíciles condiciones de los mercados debido a la guerra comercial.

En estas semanas el grupo ha cerrado varios contratos que garantizan su actividad futura. Los dos más recientes los ha firmado en Italia que le sirven además para consolidan su presencia en dicho mercado. Estos contratos abarcan tanto el suministro de trenes adicionales al proyecto que ya viene desarrollando para el Metro de Nápoles, como la fabricación y entrega de hasta 300 autobuses a la empresa Cotral, operador de la región de Roma. El importe total de ambos contratos supera los 175 millones de euros.

Todo ello después de que su filial CAF Signalling haya reforzado su presencia en el sector de la señalización con nuevas adjudicaciones tanto en el mercado nacional como en el mercado exterior. El principal contrato adjudicado ha sido con ADIF para el Corredor del Mediterráneo.

Pero también destacan las adjudicaciones de esta filial con otros organismos gubernamentales en Eslovenia y Bulgaria para suministrar señales a los tramos de la red ferroviaria pertenecientes al Corredor Transeuropeo Mediterráneo. El volumen conjunto de estos tres nuevos contratos para el Grupo CAF supera los 120 millones de euros.

Una intensa actividad que refuerza la confianza de los inversores y hacen olvidar los temores por una posible pérdida de influencia respecto a los grandes operadores del sector. Las acciones del grupo suben un 15% en el acumulado del año y esta rentabilidad podría ser incluso mayor de no ser por la inestabilidad de los mercados.

De hecho, el valor viene de haber marcado máximos históricos a finales del mes de julio, justo antes del duro castigo propiciado en los mercados de renta variables por las presiones del presidente Trump para doblegar la resistencia de China en los acuerdos comerciales.

Con todo, los expertos no dudan en que CAF volverá pronto a marcar nuevos máximos una vez vuelvan las aguas a su cauce. Algo por lo que apuestan la gran mayoría de casas de análisis que siguen al valor, incluso en medio de las dudas sobre el sobrecoste derivados del posible encarecimiento de las materias primas.

Artículos relacionados